Naam Yoga, la sanación con sonido

El Naam Yoga o la sanación a través del sonido es una de las técnicas más poderosas que se ha usado desde la antigüedad. La santidad del sonido es reconocida incluso en el viejo testamento y en las tradiciones hindú, griega y egipcia. El sonido representa la importancia espiritual en la relación que el humano tiene con la naturaleza, consigo mismo y en la interconexión de todo.



Si nos vamos a la física cuántica, veremos que todo en el universo tiene una vibración, resultado del movimiento de electrones y protones de cada átomo. En este sentido, se considera el sonido como la primera forma de energía y la manifestación primordial del universo.
Partiendo de que el cuerpo humano se compone de 70% de agua y de que este elemento es uno de los mejores conductores de sonido, queda claro que comunicar con las células a través del sonido va a tener efectos muy claros.



Desde que estamos en los fluidos de la matriz somos sensibles a la vibración, convirtiéndonos en un canal igual que un instrumento.
El sonido y sus pulsaciones mueven, penetran y transforman. La sanación a través de sonido ayuda a desbloquear y armonizar nuestra energía a un nivel físico, emocional y mental.

Durante una sesión de Naam Yoga, también conocida como baño de sonido, normalmente los participantes se estiran sobre una esterilla de yoga, con el apoyo de un cojín de yoga o manta, y simplemente escuchan como el experto toca ciertos instrumentos y crea sonidos en harmonía.
Gongs, cuencos tibetanos, diapasones y tambores son los instrumentos comúnmente utilizados. En la sesión, también se pueden hacer ejercicios de canto vocal, mantras, respiración y visualización.



Entre los muchos beneficios de la sanación a través de sonido, encontramos que:

  • Ayuda a mitigar la tensión, el estrés y la ansiedad. Aporta calma y niveles de energía más altos.
  • Restaura la respiración, el ritmo cardíaco y la presión arterial
  • Ayuda a integrar los dos hemisferios del cerebro. Da claridad mental y estimula la intuición y la creatividad.
  • Activa el poder de auto-sanación del cuerpo, pudiendo aliviar dolores físicos y desequilibrios en la salud.
  • Mejora la profundidad del sueño, la meditación y el trabajo con sueños.

En un baño de sonido, la comunicación en nuestro cuerpo se establece a través del lenguaje sagrado del sonido y nuestras células se conectan y se activan a un nivel más profundo, optimizando el fluir de las energías en las partes del cuerpo que más lo necesitan.

La configuración de cookies en este sitio web está configurada para 'permitir todas las cookies' para brindarle la mejor experiencia. Haga clic en Aceptar cookies para continuar utilizando el sitio.
¡Te has suscrito!
Este email ya está registrado.