El significado de Santosha, la práctica del contentamiento

Santosha es uno de las niyamas (prácticas de conducta) descrito en los sutras de Patanjali Yoga. Santosha significa estar satisfecho con lo que tenemos, sin experimentar deseo por lo que los demás tienen. El término proviene de sam (que significa completamente) y tosha (que significa contentamiento o aceptación).
Puesto junto, se podría traducir como “completa aceptación”.



Santosha es una actitud y también un estado. Practicar santosha en nuestra vida nos traerá un sentido de paz y bienestar interior, en el que el estamos libre de antojos y deseos. Cuando se disipan estas influencias externas, se puede estar en el verdadero camino o estado más puro de uno mismo, sin miedos ni manipulaciones. Esto se considera una parte esencial del desarrollo espiritual.

Muchos textos yógicos consideran el santosha como una práctica hecha en diferentes niveles:

  • Intención: poniendo la mejor de las intenciones y esfuerzos en cualquier acción, y luego aceptando cualquiera que sea el resultado.
  • Estado interior: una actitud de contentamiento abre las puertas a otras virtudes como la compasión, el no-apego y la abundancia.
  • Expresión: la manifestación externa de santosha permite caminar con serenidad, sin superficialidad y con total satisfacción.

El significado de Santosha tiene una estrecha relación con el concepto de ecuanimidad, definido como “un estado de estabilidad que no se ve perturbado por la experiencia o exposición a emociones”. En este sentido, el yogi acepta cualquier situación que se presente, ya sea placer, dolor, fracaso o éxito. El significado de Santosha también implica aceptarse a uno mismo y aceptar la posición en la que uno se encuentra, sin hacer que la felicidad dependa de alcanzar objetivos o cambiar aspectos de uno. 
Todo lo que queremos, ya existe en nosotros.

Practicando Santosha en tu esterilla de yoga

En la práctica de yoga, comprender qué es Santosha resulta muy beneficioso. Querer hacerlo mejor es algo natural, y a veces nos cuesta aceptar que no podemos hacer lo que queremos hacer, pero como un proverbio bien dice, sólo desde la aceptación puede nacer el cambio. Estar satisfechos con dónde nos encontramos y avanzar desde ahí es la clave para una práctica de yoga saludable y transformativa.

Cuando estés practicando yoga, marca la intención de apreciarte por lo que eres y por lo que tu cuerpo puede hacer, siente agradecimiento por el camino y el punto al que has llegado. Igual que con el apego a un sentimiento, cuando sueltas la necesidad de ser más flexible o más fuerte, entonces ese poder fluye a ti, fruto del Santosha y desde el cimiento de la abundancia.

La configuración de cookies en este sitio web está configurada para 'permitir todas las cookies' para brindarle la mejor experiencia. Haga clic en Aceptar cookies para continuar utilizando el sitio.
¡Te has suscrito!
Este email ya está registrado.