Blog

Cómo caminar con mindfulness en la naturaleza

Apr 08, 2024

Cómo caminar con mindfulness en la naturaleza

Tan corriente es el acto de caminar que lo hacemos en autopiloto. Y con esto nuestra mente se va donde quiere.
Caminar con mindfulness es la práctica de traer consciencia de nuestros alrededores y de nuestras sensaciones corporales al presente momento mientras caminamos.
Estudios demuestran que caminar conscientemente en la naturaleza reduce el estrés y eleva el ánimo, además de estirar las piernas, claro!

Como otras prácticas similares, caminar con mindfulness consiste en poner tu atención a un ancla para ayudar a tu mente a estar en el presente y lo sincroniza con movimiento.
Cada vez que tu mente empieza a divagar, a planear la cena o a pensar en mañana volvemos a ese ancla. También podemos empezar a a caminar usando un ancla y después pasar a otro. Te contamos cuatro ideas (anclas) para ponerte en marcha.


Añadir palabras o mantras

Simplemente di alguna palabra en cada paso que hagas, o incluso cuenta tus pasos. Cada vez que tu mente se vaya, vuelve de nuevo. Hazlo sin juzgarte a ti ni a tu mente deambulante.
Algunas ideas: decir ‘Gracias’ cada diez pasos y enviar gratitud a tu cuerpo físico. Repetir frases como “Estoy aquí, estoy ahora”, “Tengo todo, todo está en mi” o cualquier mantra que resuene contigo, ya sea inventado o que hayas leído. Puede relacionarse con la naturaleza.


Caminar sensorial

Se trata de poner los cinco sentidos en la experiencia de caminar con mindfulness.
Primero usas la vista, viendo todo con detalle, observando como se mueven las ramas, la forma de las nubes.
Después siente la planta de tus pies y nota los cambios cuando pisas. Tal vez puedes sentir la brisa en tu piel.
Luego enfócate en los sonidos. Primero los de tus propios pasos, y después de todo lo que te rodea, las hojas al moverse con el viento, los pájaros, un coche a lo lejos…
Y finalmente, pon atención a los olores y cómo cambian según donde estés.


Atención corporal

Otra manera de caminar con mindfulness, anclarte en el presente y no darle bola al pensamiento es poniendo toda tu atención a tu cuerpo. Se puede hacer lo que se llama escaneo corporal, algo muy común en yoga Nidra.

Los primeros minutos, nota tus pies y lo que sienten las suelas de tus pies.
Después sube a los tobillos, espinillas y gemelos.
Se trata de ir subiendo por el cuerpo muy detalladamente así que ahora toca notar las rodillas y cómo se doblan en cada movimiento.
Después de unos minutos, enfócate en tus muslos y tus caderas y cómo están conectados cuando haces pasos.
Ahora pasa a tus brazos, nota cómo se sienten y cómo se mueven mientras caminas. Siente los hombros, los codos, las muñecas, manos y dedos.
Pasa al torso, siente su interior, pulmones y corazón, cómo respiran y cómo late.
Por último, la cabeza y el cuello. Escanea cada parte y nota cómo parpadeas, cómo se mueve la cabeza con cada paso.


Caminar apreciativo

Como dice el título, significa caminar con mindfulness dándote cuenta de la belleza que te rodea y así cambiar esa inclinación negativa que a veces tenemos sobre la vida.
Se ha demostrado que prácticas de agradecimiento y de enfocarse en las cosas bellas que vemos tiene un efecto más duradero en nuestro humor que otro tipo de prácticas.

En cada paseo, hazte una nota mental o escrita de cosas que has visto y que te han encantado, que te han tocado, que te han hecho sonreír. Puede ser una casa pintada de un color bonito, un pájaro posándose en una rama o un rayo de luz entre las hojas.
Si tomas la misma ruta cada vez, puedes tratar de notar los cambios sutiles que puede haber, ya sea por la estación del año, los olores, la gente o los animales que has visto, etc…


Está comprobado que el mindfulness reduce el estrés y la ansiedad y mejora la concentración. Cuando de la mano de movimiento físico, y especialmente hecho fuera y donde hay naturaleza, los beneficios son todavía mayores para tu salud mental y física, desde mejora en el humor y en la función inmunológica hasta mejora en la función cardiovascular y respiratoria.

Así que la próxima vez que salgas a pasar, a sacar al perro o a ir de un punto a otro, intenta recordar estas anclas y llevar el mindfulness contigo!

Dejar un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Artículos relacionados

Llegan nuevos e inspiradores colores a nuestra colección de Zafus y Zabutones
Llegan nuevos e inspiradores colores a nuestra colección de Zafus y Zabutones
El cuerpo no es plano ni sus curvas predecibles. Sin el soporte adecuado, el cuerpo sucumbirá a la superficie donde e...
Leer más
¿Excusas para meditar? Lee estos seis puntos para dejar de hacerlas y empezar a meditar
¿Excusas para meditar? Lee estos seis puntos para dejar de hacerlas y empezar a meditar
Seguramente has leído muchas veces sobre las maravillas de meditar, y de cómo puede aliviar tu estrés, calmar tus pen...
Leer más
¿Qué esterilla necesito para hacer Pilates?
¿Qué esterilla necesito para hacer Pilates?
Pilates es un tipo de ejercicio que mejora el tono muscular, la flexibilidad, la mobilidad y la postura, y en la que ...
Leer más