Ejercicio para despertar la intuición

¿Alguna vez has tenido algo muy claro pero no sabes exactamente por qué o cómo lo sabes?
Eso es tu intuición. La intuición viene del alma y funciona de forma espontánea. Es muy sutil, una sensación muy delicada pero muy clara que se encuentra en lo más profundo de nuestro ser. Es importante diferenciarlo del instinto: como dice Osho, el instinto pertenece al cuerpo, lo burdo; la intuición pertenece al alma, lo sutil. Entre las dos está la mente. La mente es el conocimiento y entonces nunca es espontánea, está sujeta a pensamientos fundados. El instinto es más profundo que el intelecto y la intuición está por encima del intelecto. Los dos trascienden el intelecto y los dos son buenos.



Experimentar situaciones y tomar decisiones usando la intuición es la manera beneficiosa para uno mismo ya que se escucha y se responde a lo más profundo de nuestro ser. Si quieres confiar más en esa voz interior y sentir desde la honestidad del alma, toma nota de este hermoso y sencillo ejercicio para despertar la intuición. ¡Sólo necesitas 10 minutos y un poquito de agua!

1. Busca una superficie plana. Un plato hondo de color liso es también una buena opción.
2. Siéntate cómodamente, pon atención en tu respiración.
3. Vierte un poco de agua en la superficie.
4. Siguiendo tus instintos creativos, dibuja lo que se te antoje con los dedos.
5. Escucha lo que tu intuición te dice. No lo cuestiones, simplemente sigue jugando con el agua con lo primero que se te viene a la mente.
6. Haz este ejercicio durante unos 10 minutos y en un momento de tranquilidad en tu día. Es bueno hacerlo mínimo durante 7 días seguidos.


Recuerda que no debes pensar ni buscar resultados, se trata de construir confianza para escuchar tus intuiciones y por eso mismo hay que dibujar lo que sea y como sea, sin juicio y sin parar. Dibujar sin parar hace que tu mente cree conexiones nuevas ya que estás trabajando desde otro nivel y rompes la cadena de pensamientos.

Puedes añadir maneras diferentes de hacer este ejercicio. Por ejemplo, usar una superficie transparente, hacerte preguntas y contestártelas de forma espontánea mediante el agua, dibujar palabras, buscar una superficie en el que se vea reflejado el cielo o la naturaleza, etc.

Incluir este ejercicio para despertar la intuición es sin duda una poderosa suma en el camino para ser tu mejor versión y mejorar tu manera de percibir y actuar.

La configuración de cookies en este sitio web está configurada para 'permitir todas las cookies' para brindarle la mejor experiencia. Haga clic en Aceptar cookies para continuar utilizando el sitio.
¡Te has suscrito!
Este email ya está registrado.