¿Qué es el prana?

Sin prana no hay vida.

El prana según los sabios del Oriente, es la energía, el núcleo originario del que surge cada vida, cada movimiento, cada actividad. El prana es la fuerza vital cósmica que actúa sobre la menor vibración del mundo. Los chinos la llaman Chi y los japoneses Ki. Sin prana no hay vida.

Es importante comprender qué es el prana, porque durante la práctica, en ocasiones, se nombrará y en la literatura yóguica habitualmente se citan términos como los nadis, chakras, etc,… directamente relacionados con el prana. En el artículo de hoy, YogaYe te invita (re)descubrir lo que es el prana.

prana.jpg

I) Qué es el prana: concepto

Para empezar, haremos una distinción: según la filosofía del Yoga el universo está formado de Akasa y Prana. Akasa, hace referencia a la materia, mientras que Prana, a la energía. Hoy vamos a hablar de esta segunda.

El Prana es la energía o fuerza vital que impregna todo el universo. Está presente en todas las cosas, ya sean animadas o inanimadas, en los alimentos, en la luz solar, en el agua... El prana hace que la materia se anime, cobre vida.

Es un principio activo que hace manifiestas todas las formas del mundo material, que anima las cosas vivas, que permite el movimiento, hace posibles la acción y que determina los procesos vitales.

El cuerpo y la mente funcionan gracias al prana y el proceso de la respiración es la manera más directa de absorber esta energía. Al respirar inundamos nuestro cuerpo de prana. Por eso, el prana es nuestro verdadero alimento, ya que sin él no es posible la vida.

El Kaushintaki Upanishad explica: "La vida es prana y el prana es vida. Mientras el prana permanece en un cuerpo hay vida".

Se le puede describir como algo que fluye continuamente en alguna parte dentro de nosotros, llenándonos y manteniéndonos vivos: es vitalidad, es energía. Las distintas escuelas de Yoga están de acuerdo en que el prana es el flujo de energía que nutre la vida.

prana-yoga.jpg

Origen etimológico

El Prana (con mayúscula) es la energía vital existente en el Universo. El prana (con minúscula) es la energía vital de nuestro cuerpo.

Prana tiene raíces en el antiguo idioma sánscrito. Aunque la palabra es de origen sánscrito, el concepto de prana funciones en diversas culturas del mundo. Casi todas las tradiciones tienen una palabra específica para esta fuerza vital.

  • En China, la palabra prana es conocido como chi,
  • en Japón como ki o Qi,
  • Mana en las Polinesias 
  • y en catalán como Esma.

El término griego “pneuma” significa espíritu, a la vez que aire. En hebreo, “ruaj” tiene la misma doble acepción de aire y espíritu. El -aliento de vida o espíritu-  fue insuflado por las fosas nasales de Adán en el principio de la creación según la tradición cristiana. El mismo concepto existe en la filosofía persa y en muchas otras.

Entender lo que es el prana

El conocimiento sobre el prana es fundamental para el sistema del Yoga y de otras tradiciones orientales.

El prana es la suma de las diferentes fuerzas de la naturaleza. Está en la luz, en el calor, en el magnetismo, en la electricidad. Es el flujo de energía que está en el aire, en la energía del sol, en los alimentos, en el agua. Es la fuerza sutil que hace evolucionar el universo, que contiene la inteligencia cósmica para generar transformación y llevarlo a su fin último.

Esta energía ingresa a nuestro organismo por medio del oxígeno, pero no es el oxígeno, ni parte de él. Y se distribuye a todo el cuerpo a través de la respiración. Así como la sangre circula por todas las partes del cuerpo físico alimentándolo y fortaleciéndolo, el oxígeno distribuye el prana por el cuerpo sutil, llevando energía a cada una de sus partes.

yoga-prana.jpg

El prana, los cuerpos energéticos y los nadis

El prana da mayor vitalidad y fuerza a nuestro cuerpo, ayuda a sosegar la mente y es esencial para elevar la consciencia. Para comprender los efectos energéticos y espirituales del manejo del prana es necesario conocer la anatomía energética según esta antigua ciencia. El Yoga explica que además de nuestro cuerpo material, tenemos unos cuerpos sutiles: el cuerpo astral (compuesto por tres capas, o koshas) y el cuerpo causal, que es nuestro ser más puramente espiritual.

El prana conecta el cuerpo físico con nuestros cuerpos energéticos.
Esta fuerza cósmica fluye en nuestro sistema energético a través de una serie de canales imperceptibles al ojo común, llamados nadis. 
Los nadis forman parte del cuerpo astral. Todo esto constituye nuestro sistema energético, al igual que los chakras (centros de fuerza vital).

II) Formas del prana

La tradición del yoga describe cinco movimientos o funciones de prana conocidas como los vayus (literalmente "vientos"):

  • prana vayu (respiración, que no debe confundirse con el prana superior indivisible),
  • apana vayu (excreción),
  • samana vayu (deglución),
  • udana vayu (circulación),
  • y vyana vayu (digestión).

Estos cinco vayus gobiernan diferentes áreas del cuerpo y diferentes actividades físicas y sutiles. Cuando funcionan de manera armoniosa, aseguran la salud y la vitalidad del cuerpo y la mente, permitiéndonos disfrutar de nuestros talentos únicos y vivir la vida con sentido y propósito.

entender-prana.jpg

IV) Sobre la importancia del prana

Hay una vieja historia védica sobre Prana en los Upanishad:

Las cinco facultades principales de nuestra naturaleza -la mente, el aliento (prana), el habla, el oído y la vista- estaban discutiendo entre sí cuál de ellas era la mejor y más importante; Esto refleja el estado humano ordinario en el que nuestras facultades no se integran, sino que luchan entre sí, compitiendo por su dominio sobre nuestra atención (…).

Para resolver esta disputa decidieron que cada uno saldría del cuerpo y verían cuál era la ausencia más notable. El habla fue la primera facultad que salió del cuerpo, pero el cuerpo siguió vivo siendo mudo. A continuación, la vista se fue, pero el cuerpo siguió vivo siendo ciego. Luego el oído se fue, pero el cuerpo siguió vivo siendo sordo. La mente se fue, pero el cuerpo siguió vivo estando inconsciente. Finalmente el aliento comenzó a salir y el cuerpo comenzó a morir y las otras facultades comenzaron a perder su energía. Así que todos ellos se apresuraron a pedirle a Prana que se quedara, elogiando su supremacía. Claramente el aliento ganó el argumento.

Prana da energía a todas nuestras facultades, sin la cual no pueden funcionar. La moraleja de esta historia es que para controlar nuestras facultades la clave es el control de prana.

definicion-prana.jpg

V) Equilibrar el prana

Las prácticas de hatha yoga, incluyendo el asana, bandas, mudras, pranayama y las tradicionales técnicas de purificación (kriyas), pueden afectar profundamente el prana en sus cinco formas. Al trabajar directamente con la vitalidad intrínseca del cuerpo, estas prácticas equilibran y mejoran el sistema fisiológico y las funciones de la mente.

  • El asana crea una estructura interna que sostiene el trabajo eficiente de todos los vayus.
  • El pranayama aumenta y expande la fuerza vital y,
  • junto a las técnicas de limpieza del hatha yoga, purifica los nadis, los canales donde fluye el prana.

Mediante este trabajo, movilizamos y regulamos de forma consciente o inconsciente esa parte del prana que nos toca gestionar cuando llega a nuestro cuerpo.

equilibrar-prana.jpg

Respirar es la función básica de la vida, obligada, diríamos, desde las piedras, pasando por los mares, las plantas, animales y el hombre mismo, respira como principio y fin de la vida. Al nacer debemos inhalar para poder comenzar a vivir, al dejar este cuerpo dejamos de respirar; pero lo importante es que no solamente respiramos aire, sino también ideas, emociones y sentimientos de toda índole, y por supuesto energía, energía en todos los campos posibles. 

Que tengas una buena práctica y un buen manejo del prana dentro y fuera de la esterilla.

La configuración de cookies en este sitio web está configurada para 'permitir todas las cookies' para brindarle la mejor experiencia. Haga clic en Aceptar cookies para continuar utilizando el sitio.
¡Te has suscrito!
Este email ya está registrado.