La leche vegetal casera y sus beneficios

Hacer tu propia leche vegetal tiene muchos beneficios y no es en absoluto una tarea laboriosa. Es cierto que en el mercado orgánico encontrarás numerosas opciones, de buen sabor y sanas, pero elaborando tu propia leche vegetal evitas el BPA que está en los Tetra Paks, y consigues un alimento fresco y vivo, conocido como RAW (crudo) cuando utilizas la materia prima cruda. Es un sustituto perfecto de leche animal para quienes tienen intolerancia a la lactosa, para los vegetarianos, veganos o simplemente para los que agradecen digestiones ligeras. Para hacer leches vegetales hay dos opciones, una en la que la materia prima se cocina – sobre todo avena, arroz, quinoa…- y otra en la que la materia prima se “activa” poniéndola en remojo durante 12 hs, como sucede con las semillas y frutos secos, pero también los cereales. Hoy elegimos la receta y beneficios de la leche de avena cruda para aprovechar al máximo los nutrientes que se pierden al cocinar con calor. Para elaborar 1 litro de leche vegetal de avena necesitarás
  • 1 taza de avena cruda (no instantánea)
  • 4 tazas de agua mineral, depende de lo consistente que desees que esté la leche
  • Miel, estevia, ágave…o ningún endulzante.
  • Una pizca de sal
  • Opcional: almendras remojadas, un poco de canela, o un plátano para agregar sabor
Elaboración
  • La noche anterior dejaremos la avena en remojo, cubierta de agua.
  • Al día siguiente escurrimos bien y llevamos a la batidora.
  • Añade el agua que tu quieras. Con 4 tazas consigues una consistencia media.
  • Añade el endulzante que desees y la sal.
  • Los ingredientes deben quedar muy finos y homogéneos cuando los proceses en la batidora.
  • Cuéla el batido en una bolsa para leches vegetales o algún trapo de tejido fino colocado dentro del colador. Guárdala en una botella de cristal en la nevera y consúmela en los siguientes dos o tres días.
  • El excedente de avena puede servirte para hacer galletas, pasteles, y otras preparaciones.
La avena tiene incontables beneficios para el cuerpo humano y es considerada un súperalimento. Aporta energía limpia que libera lentamente a lo largo del día, es recomendable para reforzar las épocas de estudio, es digestiva y diurética por lo que ayuda a perder peso, mantiene el colesterol a raya, y una larga lista de etcéteras.
El procedimiento para hacer leche de semillas o frutos secos es muy similar. Es recomendable variar la materia prima para obtener un equilibrio de beneficios y nutrientes, puesto que no es lo mismo lo que aporta la avena que el mijo o las avellanas. Sin duda el mayor beneficio de hacer tu leche vegetal casera es que puedes controlar la calidad de la materia prima, su envasado, y su sabor. Luego puedes mezclarla con cacao, vainilla, fruta, y lograr deliciosos y nutritivos batidos, postres, o comidas que te ayudarán a atravesar el día con energía.
La configuración de cookies en este sitio web está configurada para 'permitir todas las cookies' para brindarle la mejor experiencia. Haga clic en Aceptar cookies para continuar utilizando el sitio.
¡Te has suscrito!
Este email ya está registrado.