El arte de fluir
10 de enero 2012
La Ley de la Vibración o Frecuencia
24 de enero 2012

Haz yoga en una silla

Si llevas mucho tiempo en la oficina, o delante de un ordenador, puedes hacer un pequeño descanso desde tu silla que no durará más de 15 minutos y te hará recobrar la frescura. Debes vigilar que los pies estén perfectamente en contacto con el suelo y los muslos te queden paralelos a la tierra, si no es así prueba a regular la silla con algo de altura o cámbiala por otra más pequeña.

1. Con los ojos cerrados y llevando la concentración a la respiración, siéntate y mueve tu cuerpo de pelvis hacia arriba en círculos, inhalando al pasar por delante y exhalando al hacia detrás. Haz unos 10 círculos en cada dirección.

2. Sentándote en el borde de la silla y con los pies firmes en el suelo, inhala extendiendo tu columna hacia arriba a la vez que extiendes los brazos, y exhala inclinándote hasta que el torso quede apoyado en los muslos, los brazos cuelgan y las manos se apoyan junto a los pies, aquí haces 8 respiraciones profundas. Para subir el torso coloca tus manos en las ingles, inhalas, y con la exhalación lo llevas estirado hacia la vertical.

3. Agarra con las manos tus hombros, el pulgar queda detrás y los demás dedos delante. Los codos apuntan hacia afuera. Inhala, y con la exhalación gira hacia la izquierda, vuelves a inhalar en el centro y exhalas en la derecha. La cabeza no gira. Haz 6 giros en cada dirección.

4. Con la espalda cerca del respaldo de la silla y los pies bien apoyados en el suelo, inhala extendiendo tu columna hacia arriba mientras mantienes tu barbilla recogida, al exhalar giras el torso desde la cintura hacia la izquierda como si quisieras mirar atrás. Agárrate del respaldo para hacer palanca y profundizar en la torsión. Vigila que tu columna siga proyectada hacia arriba y sin subir los hombros. Haz 4 torsiones en cada dirección.

5. Siéntate en el borde de la silla, con el pie derecho bien apoyado en el suelo, estira pierna izquierda hasta apoyar el talón en el suelo. Inhalando extiende hacia arriba tu columna e inclínate hacia delante en el momento de la exhalación, apoya la mano derecha junto al pie derecho y cógete del pie izquierdo con la mano izquierda. Haz 6 respiraciones profundas y con la última exhalación sube el torso a la vertical. Haz lo mismo con la otra pierna.

6. Acaba sentado cómodamente en la silla y observando un par de minutos tu respiración sin forzarla, inhala y exhala, mientras visualizas que sueltas la tensión.

¡Espero que me cuentes qué tal te ha ido!

Irune

Deja un comentario