14 de marzo 2012

Cuento Sufí

Cuenta una antigua historia Sufí que una mañana cualquiera un emperador se disponía a realizar su caminata cuando tropezó con un mendigo. Al verlo éste le dijo ‘dime qué es lo que quieres y yo te lo daré’, y el mendigo, sin poder contener su risa le contestó ‘preguntas como si pudieses cumplir mi deseo…’ el emperador que se sintió retado, le aseguró que así era.

Lo cierto es que no se trataba de cualquier mendigo, sino que era uno de los grandes maestros en una vida pasada del emperador; le había prometido que volvería en su próxima vida para ayudarle a despertar, ‘te has perdido esta vida pero vendré de nuevo’. Obviamente el emperador se había olvidado por completo… ¿quién recuerda sus vidas pasadas? De modo que testarudo, insistió ‘cumpliré cualquier deseo que pidas, soy un emperador muy poderoso ¿qué puedes tú desear que yo no pueda darte?’

El mendigo al final habló ‘es un deseo muy sencillo, ¿ves esta vasija para mendigar? Pues me gustaría que la llenaras con algo’.

Inmediatamente el emperador hizo que uno de sus visires trajera un montón de dinero, pero al volcarlo en la vasija desapareció. Volcó más y más, y en cuánto caía desaparecía. La vasija permanecía siempre vacía.

El palacio entero se reunió, y pronto el rumor atravesó la capital concentrando a una gigantesca multitud ¡estaba en juego el prestigio del emperador! Que estaba dispuesto a perderlo todo antes que ser derrotado por un mendigo. Diamantes, perlas y esmeraldas… sus tesoros se vaciaban, y la vasija del mendigo siempre vacía.

Harto de luchar, finalmente el emperador cayó a los pies del mendigo y admitió su derrota, ‘está bien, tú has vencido, pero antes de irte dime una cosa ¿de qué está hecha esta vasija?’

El mendigo se rió y dijo: ‘ésta vasija es como la mente humana, funciona igual que el deseo’.

Cuando vas detrás de un deseo primero experimentas excitación, suspense, aventura. Sientes que algo está a punto de suceder. Pero cuando lo consigues (el coche, el yate, la casa, la mujer…) descubres que la sensación de triunfo pasa rápido y enseguida te vuelves a sentir como al principio, creyendo que una nueva meta será la definitiva para mantener la felicidad. Esto es así porque el camino del deseo es una ilusión del ego, que intenta compensar el vacío interior poniendo la atención fuera de ti mismo.


Por lo tanto, la excitación existía sólo por obtenerlo… y tanto te embriagaste con ella, que por unos instantes te olvidaste de lo que grita en tu interior. Es así como nos movemos de un deseo a otro. Es así como seguimos siendo mendigos.

Zen: El Camino de la Paradoja
Vol. 2, pp. 208-22…

6 de marzo 2012

Recetas macrobióticas de temporada: bolas de primavera

Con la llegada del buen tiempo, los alimentos que nos ofrece la tierra son distintos, así que te propongo 4 recetas súper sencillas y deliciosas, siguiendo lo principios de la macrobiótica:

1. Bola de croqueta-humus

Ingredientes: garbanzos, alga kombu, sal, bacalao o alga nori, cebolla, coriandro, jengibre, perejil, semillas de sésamo.

Cuece los garbanzos con alga kombu y sal. Maja el coriandro y el perejil en un mortero suribachi y añade los garbanzos escurridos y la cebolla picada finamente. Tritura todo rallando encima un poco de jengibre y añade una hoja de alga nori troceada o, para los no vegetarianos, un trocito de bacalao seco desalado. Forma las bolas con la masa y rebózalas en sésamo.

2. Bola de arroz y chucrut

Ingredientes: arroz, alga kombu, sal, chucrut, sésamo negro, enebro.

Coloca el arroz cocido en kombu y sal en un bol, añade el chucrut bien escurrido con un par de bolitas de enebro por bola. Trabaja la masa con las manos y reboza la bola de arroz con sésamo negro.

3. Bola de garbanzos y amapola

Ingredientes: garbanzos cocidos, semillas de amapola, coriandro, perejil, copos de bonito, cebolla tierna picada fina.

Pon en el mortero suribachi el coriandro y el perejil. Acto seguido añade y  tritura los garbanzos, los copos de bonito y la cebolla. Forma las bolas y añade las semillas de amapola.

4. Bola de patata y acelga.

Ingredientes: patata cocida entera con sal, acelga hervida 3 minutos, hebamare (sale de hierbas y condimentos)

Tritura las patatas, previamente hervidas con sal, hasta lograr una textura de puré, añade las acelgas bien escurridas y lo condimentas todo con herbamare. Finalmente haces las bolas.

Espero que las disfrutes… ¿Porque no compartes tu receta favorita conmigo?

¡Ahora te toca a ti!

Irune.…

28 de febrero 2012

Aceptología

Gerardo Schmedling desarrolló la Aceptología, una ciencia que asegura que aquello que no eres capaz de aceptar es la única causa de tu sufrimiento. Según ésta existen dos realidades, la externa, que no se puede cambiar, y la interna, que es la lectura que haces de la externa y que sí puedes modificar.

Como no conoces el orden del Universo luchas contra él sin ser consciente,  y esto lo haces no aceptando las experiencias y oportunidades de crecimiento que te ofrece la vida, ya que haces una la lectura errónea de ellas. Por lo tanto, cuando cambias tu realidad interior, tu realidad exterior también cambia. Esto no significa que se transforme exteriormente, sino que al aceptar determinada realidad ya has aprendido lo que ésta venía a enseñarte, así que esa ya no te corresponde. A continuación el Universo te coloca en otra situación con circunstancias diferentes para que siga tu evolución.


La Pedagogía del Universo no necesita ni puede ser modificada, por lo tanto, cuando tu no aceptas lo que te ocurre y estableces una lucha, ya sea externa o interna, te encuentras con grandes bloqueos que desembocan en sufrimiento. La Aceptología pretende que veas claramente la inutilidad de sufrir, y que comprendas que todo cuánto te sucede está diseñado para enseñarte algo que forma parte del bello proceso de evolución que es la vida.

No hay que confundir aceptación con resignación. Puedes aceptar sólo aquello que has comprendido, y sólo puedes comprender aquello que has experimentado. La resignación limita, la aceptación libera.

Según Gerardo Schmedling la vida sólo tiene un propósito: que aprendas a ser feliz por ti mismo. Cuando no aceptas la realidad como un orden perfecto, lo más probable es que tu ego esté fantaseando con la idea de que hay otras personas, otras circunstancias u otros lugares donde podrías ser más feliz. Pero la realidad es que no existe ninguna circunstancia externa que te pueda hacer feliz, como dice el propio Schmedling:

La paz se consigue solamente desde una aceptación sustentada en una compresión de amor del orden del Universo y de lo necesario de los procesos”.

Ese es el principio de la Aceptología.


Cuéntame… ¿has comprobado alguna vez la liberación que se siente al aceptar algo?

Irune.…

21 de febrero 2012

Equilibrio entre yin y yang: principio de la cocina macrobiótica

A principios del s. xx nace en Japón la macrobiótica, un tipo de alimentación que intenta conseguir el equilibro entre las energías opuestas y complementarias yin y yang. Se trata de conocer las características nutricionales y energéticas de cada alimento, para poder aplicarlas a tu organismo de forma individualizada, según sean tus necesidades.

Si te alimentas adecuadamente mediante la macrobiótica, no sólo logras tener buena salud física, también te equilibras emocionalmente y por lo tanto te elevas espiritualmente. Así, con tu salud en orden, puedes enfocar tus energías hacia proyectos más creativos.


Los alimentos tienen de por sí energía ying, yang, o ambas, pero además, a la hora de cocinarlos podemos yanguizarlos o yinizarlos aún más. Aquí van unos cuántos apuntes:

Si eres excesivamente yin a menudo notarás apatía, depresión o cansancio, por lo tanto te interesa comer más alimentos yang o yanguizarlos cociéndolos más tiempo en la sartén a fuego fuerte, con más sal, y sin tapar para que los elementos yin se volatilicen. Si tienes exceso de yang con frecuencia notarás tensión e hiperactividad, por lo que te conviene yinizar los alimentos haciendo cocciones más cortas y rápidas, con más cantidad de agua, y con movimientos expansivos como en el caso de los fritos. La forma de cocinarlos también es importante para la macrobiótica.

Aquí va un breve resumen ordenado de más yang a yin:

– Horneado (300º): es el que más yang aporta, sólo es recomendable en invierno muy fríos ( muy yin) para equilibrar.

– Fritos (250º): aporta mucho yang, con la desventaja de que convierte a las grasas en saturadas y perjudiciales para la salud.

– Plancha: el calor de golpe rompe la energía de algunos alimentos.

– Estofados: un yang más suave y más recomendable. Ideal en invierno (yin).

– Salteados: a fuego fuerte y con un pelín de aceite durante poco tiempo, de manera que no pierde propiedades.

– Hervidos: cuánto más lo hierves más yang añades.

– Al vapor: ideal en primavera y verano, que es cuando necesitamos más yin.

– Escaldados: va muy bien para verduras en hoja. Se hierve la verdura sólo durante dos minutos y el agua se tira.

– Crudos: se utilizan para ensaladas prensadas, escaldadas o en fermentación. No es recomendable comerlos crudos directamente porque son indigestos.

¿Alguna vez habías observado como influye la energía de los alimentos en tu estado de ánimo? ¿Has notado alguna vez si tu pensamiento es más claro evitando según qué comidas?

Haz la prueba y ¡cuéntame qué resultados has obtenido!

Irune…

13 de febrero 2012

Yoga Nidra

Cuando hablo de Yoga Nidra, me estoy refiriendo a una técnica de meditación que se caracteriza por llevarse a cabo tumbado sobre la espalda, en la postura de relajación Shavasana.


Con la ayuda de las instrucciones que recibes del profesor, vas relajando progresivamente todas y cada una de las estructuras de tu cuerpo-mente. Estar estirado resulta una ventaja para llegar a estados de relajación más profundos, pero también puede ser un inconveniente ya que puedes quedarte dormido, si eso ocurre no pasa nada ya que Yoga Nidra es eficaz incluso en ese caso, aunque obviamente, es más beneficioso permanecer despierto.

La idea es que a medida que vas practicando aprendas a permanecer en la frontera entre el sueño y la vigilia… ¡un auténtico reto!, y a eso se le llama alcanzar el estado de nidra (la frontera entre las ondas alpha y theta). En ese estado la mente es capaz de operar en dimensiones del subconsciente e inconsciente, justo ahí donde residen todas las respuestas a nuestros conflictos, y nuestra verdadera naturaleza.


Al observar todas aquellas impresiones mentales que emergen en el estado de nidra, siendo únicamente testigo, es decir, sin juzgar ni etiquetar como bueno malo, vas purificando tu estructura mental, consiguiendo con ello despertar y desarrollar tus capacidades, aumentas tu creatividad y la memoria se aclara, aprender te resulta más fácil, y se desarrolla la sabiduría y la intuición.

La estructura básica que compone el Yoga Nidra es:

– Relajación.
Sankalpa: afirmación positiva que se repite tres veces al inicio y tres más al final para que penetre en el subsconsciente.
– Rotación de la consciencia: el profesor repasa en voz alta y de forma sistemática todas las partes del cuerpo.
– Tomar consciencia de la respiración.
– Sensaciones opuestas: vivenciarlas tan intensamente como sea posible para eliminarlas a voluntad.
– Consciencia de Chidakasha: observación atenta de la pantalla mental.
– Visualización: selección de imágenes previamente seleccionadas.
– Consciencia de Chidakasha.
Sankalpa: frase que formula lo que se quiere modificar.
– Final.

Y tú, ¿qué técnicas de meditación utilizas? ¡Anímate a contármelo!

Irune.…

6 de febrero 2012

Un zafu para perfeccionar tu postura

A estas alturas es sabido por todos que tanto el Yoga como la meditación son prácticas fundamentales para el desarrollo espiritual. A través de éstas consigues rencontrarte con tu verdadero Ser. Integrando Yoga y/o meditación en tu vida cotidiana, conseguirás desarrollar la habilidad de enfrentarte a situaciones de estrés con serenidad, ya que ganarás en autoconfianza, paz y calma.


Las condiciones en las que realizas tus prácticas harán que sean más efectivas o menos, y eso no se refiere únicamente a un entorno agradable y tranquilo, el material que utilizas, si es el adecuado, te permite enfocarte en lo que estás haciendo y despreocuparte de posibles incomodidades.

Por eso hoy quiero hablarte de los zafus. Aparentemente puede parecer un cojín de decoración por su bonito aspecto, pero además de eso, es el aliado perfecto para conseguir la inclinación pélvica idónea, y que tu columna vertebral quede perfectamente alineada durante tus asanas de Yoga o meditación. Las caderas y las piernas podrán de relajarse, y como consecuencia, el pecho se eleva facilitando la respiración. Notarás que gracias a tu zafu las practicas son más placenteras, y lo que es muy importante, no adoptarás malas posturas que podrían llevarte lesiones que con el material adecuado se hubieran evitado fácilmente.

En YogaYe.com te ofrecemos una gran variedad de cojines para Yoga y meditación y ¡seguro que encontrerás tu Zafu perfecto!

Zafus de YogaYe.com
Cada zafu está elaborado con materiales totalmente naturales, la funda en algodón 100%, la encontrarás en distintos colores, y con una apertura para que puedas regular la cantidad de relleno según tus necesidades. El relleno es cáscara de espelta o de alforfón, lo que lo convierte en un apoyo firme pero adaptable, y sobre todo de gran calidad. Además, los zafus son tan bonitos, que cuando no los estés utilizando en tu clase de Yoga o meditación, podrás integrarlos como decoración en tu sala de estar, acompañando por ejemplo a una mesa de centro, o encima de una bonita alfombra, creando tu propiespacio Lounge.

¡Invierte en una buena postura y cuéntame qué beneficios has obtenido!

Irune.…

24 de enero 2012

La Ley de la Vibración o Frecuencia

Aunque la materia te parezca estática, no es así, todo tiene una vibración puesto que los átomos y las moléculas están en constante movimiento. El campo magnético de cualquier persona u objeto también tiene una vibración.


La vibración puede variar en diferentes grados o frecuencias, sería algo parecido a las emisoras de radio, vibrar a una frecuencia determinada te permite una serie de correspondencias en el plano de tu realidad. Es decir, te encontrarás con personas y en situaciones que están vibrando en frecuencias como la tuya, y pasarán de largo por tu vida los que estén en otra emisora.

Las vibraciones lentas son las de baja frecuencia, son densas y dan pie a la crítica, al enfado o a la cólera, en cambio las de alta frecuencia son ligeras, y llenan a las personas de alegría, serenidad y fortaleza interior. Pero ¿como puedes elevar tu frecuencia? pues muy sencillo, ¡con tus pensamientos!

Eres un ser libre para elegir quién quieres ser a cada momento de tu vida, si te observas en una actitud negativa tienes el poder de cambiar tu frecuencia eligiendo nuevos pensamientos, cada situación tiene múltiples interpretaciones, no hay nunca una única verdad, así que ¿porqué no elegir una interpretación más elevada?

Aquellos que vibran a bajas frecuencias pueden arrastrar a personas débiles, pero aquellos que vibran a altas frecuencias, que son fuertes y firmes de espíritu, tienen la capacidad de transmutar las bajas frecuencias que hay a su alrededor, consiguiendo que las personas negativas que estén cerca se sientas influidas positivamente.

Todos nacemos dentro de un rango de frecuencias que va oscilando según el momento que estés viviendo. Tu nombre también tiene una vibración y cuando es pronunciado ¡tus lecciones de vida se movilizan!

Si quieres transmutar tu baja vibración y convertirla en luz haz cosas que te gusten, practica yoga y meditación, relaciónate con gente alegre y elige ver la vida de la manera más sabia posible. Si vives tu vida con gracia y belleza las bajas frecuencias quedan disueltas.

¿En alguna ocasión has logrado cambiar tu vibración conscientemente?

Irune.…

17 de enero 2012

Haz yoga en una silla

Si llevas mucho tiempo en la oficina, o delante de un ordenador, puedes hacer un pequeño descanso desde tu silla que no durará más de 15 minutos y te hará recobrar la frescura. Debes vigilar que los pies estén perfectamente en contacto con el suelo y los muslos te queden paralelos a la tierra, si no es así prueba a regular la silla con algo de altura o cámbiala por otra más pequeña.

1. Con los ojos cerrados y llevando la concentración a la respiración, siéntate y mueve tu cuerpo de pelvis hacia arriba en círculos, inhalando al pasar por delante y exhalando al hacia detrás. Haz unos 10 círculos en cada dirección.

2. Sentándote en el borde de la silla y con los pies firmes en el suelo, inhala extendiendo tu columna hacia arriba a la vez que extiendes los brazos, y exhala inclinándote hasta que el torso quede apoyado en los muslos, los brazos cuelgan y las manos se apoyan junto a los pies, aquí haces 8 respiraciones profundas. Para subir el torso coloca tus manos en las ingles, inhalas, y con la exhalación lo llevas estirado hacia la vertical.

3. Agarra con las manos tus hombros, el pulgar queda detrás y los demás dedos delante. Los codos apuntan hacia afuera. Inhala, y con la exhalación gira hacia la izquierda, vuelves a inhalar en el centro y exhalas en la derecha. La cabeza no gira. Haz 6 giros en cada dirección.

4. Con la espalda cerca del respaldo de la silla y los pies bien apoyados en el suelo, inhala extendiendo tu columna hacia arriba mientras mantienes tu barbilla recogida, al exhalar giras el torso desde la cintura hacia la izquierda como si quisieras mirar atrás. Agárrate del respaldo para hacer palanca y profundizar en la torsión. Vigila que tu columna siga proyectada hacia arriba y sin subir los hombros. Haz 4 torsiones en cada dirección.

5. Siéntate en el borde de la silla, con el pie derecho bien apoyado en el suelo, estira pierna izquierda hasta apoyar el talón en el suelo. Inhalando extiende hacia arriba tu columna e inclínate hacia delante en el momento de la exhalación, apoya la mano derecha junto al pie derecho y cógete del pie izquierdo con la mano izquierda. Haz 6 respiraciones profundas y con la última exhalación sube el torso a la vertical. Haz lo mismo con la otra pierna.

6. Acaba sentado cómodamente en la silla y observando un par de minutos tu respiración sin forzarla, inhala y exhala, mientras visualizas que sueltas la tensión.

¡Espero que me cuentes qué tal te ha ido!

Irune…

10 de enero 2012

El arte de fluir

Observa el comportamiento de cualquier animal, planta o fenómeno de la naturaleza y te darás cuenta de que no hay nada que sea permanente, a la noche le sucede el día, después del frío invierno llega la primavera, las flores nacen y luego se marchitan… entonces, ¿porqué nuestro ego invierte tantos esfuerzos por lograr la estabilidad?

El verdadero propósito de la vida es la evolución para aprender a amar y a ser feliz por ti mismo, para eso estas aquí, para que a través de los acontecimientos y las personas con las que te relacionas amplíes tu conciencia.


Por lo tanto, la impermanencia es un un principio de armonía, ya que cuando has aprendido algo que la vida te estaba enseñando rápidamente tus circunstancias van a cambiar hasta llevarte a la siguiente lección, y para eso es absolutamente necesario fluir con confianza y desapego. Si no luchas contra la impermanencia estarás en armonía con la realidad.

En cambio, si te dejas llevar por la voz del ego tratarás de que la realidad se adapte a tus deseos, y como eso jamás podría suceder, sufrirás. La verdad siempre es una, decidas ir contra ella o fluir con ella, lo único que va a ser diferente para ti es estar en paz o no.

El fluir tiene mucho que ver con la aceptación, si hay algo que no estás aceptando, aunque sólo sea a nivel mental, lo que haces es luchar para que las circunstancias externas sean como tú quieres, y ahí es cuando pierdes la fluidez.

Por el contrario, si dejas de luchar contra la vida y entiendes que el Universo opera bajo un orden perfecto, y que cada circunstancia es el efecto natural de los actos libres que tú mismo llevaste a cabo, te liberas. Además puedes aprovechar lo que esa situación a venido a enseñarte, es decir, puedes comprender cuáles son los efectos naturales de los actos que previamente elegiste.

El ser humano tiene cierta resistencia a ser absolutamente feliz puesto que eso requiere tener confianza y fe absoluta en lo desconocido, en lo que no se puede controlar… ¡en el misterio que es la vida!. Pienso que esa es nuestra mayor resistencia. Dime, ¿qué piensas tú?…

Irune.…

2 de enero 2012

Una comida diferente para la Noche de Reyes – la cena macrobiótica

*** Entrante ***
Sopa
de pollo y verduras

Ingredientes
2 l de agua
cucharada rasa de sal marina
250 gr de pasta
1 ramita de apio
1 cebolla
50 gr de calabaza valenciana
1 rama de tomillo
1 hoja de laurel
1 pastilla de caldo vegetal biológico
1 trocito de pollo
aceite de sésamo u oliva de primera presión en frío

Calienta en una olla una gota de aceite. Añade la cebolla y el apio cortados a trozos pequeños como para sofrito. Saltea sin para durante 2 minutos. Añade la sal y la calabaza cortada en un solo trozo y continúa 1 minuto más. Agrega el tomillo, el laurel y el agua y sube a fuego fuerte hasta ebullición. Añade el pollo y la pastilla de caldo vegetal biológico.

Hierve toda la mezcla a fuego lento durante 1 hora. Filtra el contenido separando el líquido del resto. Opcionalmente, tritura las verduras y añade al caldo en forma de puré para espesarlo. Pon de nuevo en el fuego el caldo filtrado con o sin verduras y añade la pasta cuando hierva. Puedes decorar con unos picatostes de pan frito o con una ramita d perejil espolvoreada por encima.

*** Plato principal ***
Estofado de seitán a la mandarina


vimeo Direkt

Ingredientes
400 gr de seitán biológico
2 cebollas grandes
10 o 12 almendras tostadas
2 dientes de ajo
1 nuez moscada
mandarinas clementinas
1 ramita de tomillo
1 cucharadita rasa de sal
1 trocito de jengibe
2 cucharadas de salsa de soja biológica
un chorrito de aceite de sésamo o de oliva virgen
bolitas de pimienta negra o coriandros
1 ramita de perejil

Calienta el aceite en una cazuela de barro o de acero inoxidable. Saltea la cebolla cortada a tiras durante 1 minuto. Añade la sal y la nuez moscada rallada. Saltea el seitán con el tomillo y la pimienta o el coriandro. Espolvorea una cucharada de harina por encima. Prepara en el mortero la picada de ajos, perejil y almendras, añadiéndole la salsa de soja y el jengibre rallado o a trocitos. Vacía la mezcla del mortero en la cazuela. Remueve mientras salteas durante 1 minuto más.

Tapa la cazuela, baja el fuego al mínimo y cuece con placa difusora durante 15 o 20 minutos; añade el zumo de las mandarinas y la ralladura de la piel, controlando que el agua que suelta se mantenga y no se seque. Si hace falta, agrega unas gotas de vez en cuando o de vino para cocinar de buena calidad. Sírvelo acompañado de una tacita de arroz integral.

Bon appétit!

Irune.

Receta extraída de “Disfruta de la macrobiótica” de Loli Curto.…

28 de diciembre 2011

2012 – tu año de éxito

Todos deseamos tener éxito en nuestras vidas, pero ¿qué es el éxito? muy a menudo conseguimos metas que nos habíamos fijado, y al llegar allí, descubrimos que no nos dan esa sensación de plenitud que imaginábamos, y que si nos la dan, es tan breve y fugaz que irremediablemente tenemos que marcarnos otras de nuevo para volver a saborear el éxito por unos instantes. La sensación es como estar siempre corriendo detrás de la zanahoria.

En términos materiales el éxito es conseguir el resultado deseado, algo que no resulta demasiado difícil si aplicas la determinación, la constancia y la visión que se requiere. Pero en términos espirituales el éxito se da cuando transitas por la vida con satisfacción, plenitud y siendo capaz de aportar los resultados más elevados para ti y para todos.


Así pues, si te has enriquecido pero te has agotado por el esfuerzo, no se considera éxito a los ojos del espíritu. Ni tampoco es éxito si has llegado a lo más alto pero has hecho daño a otras personas por el camino, o si has ganado, pero ha sido a base de trampas y engaños.

El tipo de éxito que te hace sentir realizado sólo llega siendo íntegro y coherente, siendo una persona que dice lo que piensa y hace lo que predica, sólo así se alcanza la energía adecuada que se hará eco de la vibración del resultado que buscas.

Es fundamental que trates de vivir siendo fiel a tu misión, tratando de usar los dones que te fueron dados, y compartiéndolos. Así que si quieres tener éxito en el auténtico sentido de la palabra, debes ser consciente de que tu vida no trata sólo de ti, tu propósito debe implicar un valor añadido a la vida de otras personas. Intenta que tu paso por este planeta tenga un sentido.

Irune.…

20 de diciembre 2011

Los senderos del Yoga

El significado de la palabra Yoga es “Unión”, por lo tanto, la finalidad de practicarlo es la integración de todos tus estratos como ser humano y conducirte hacia la experiencia de sentir la unión entre todo lo que existe y tú.


El Yoga es un camino de experiencia y evolución personal que no va ligado a ninguna religión en concreto, aunque sí es cierto que algunas escuelas filosóficas y religiones han adoptado su práctica como medio para alcanzar el conocimiento.

Para llegar a esto, hay muchos caminos dentro del Yoga, y a pesar de que puede que estés más identificado con uno en particular, a medida que avanzas es posible que vayas integrando más modalidades, aunque sigas dando prioridad a aquella con la que te sientes mas cómodo.

Algunos de los senderos del Yoga más importantes son:

Karma Yoga o el sendero de la acción: se utiliza cualquier acción de la vida cotidiana para entrenar el espíritu de servicio, la entrega y el desapego, por lo tanto, es un tipo de acción consciente y desprovista de ego.

Bhakti Yoga o el sendero de la devoción: el yogui canaliza todo su amor hacia el objeto de su devoción, que bien puede ser su maestro, la Divinidad, el Absoluto, la humanidad, etc., con ello busca trascender su ego y experimentar el sentimiento de que todos somos uno.

Gñana Yoga o el sendero de la indagación y el discernimiento: se inicia un proceso de indagación para luego trascender las limitaciones de la mente, y dar paso a la experiencia de la Realidad Última.

Raja Yoga o el sendero de la introspección: se parte de la superficie mental hasta llegar a las zonas más profundas, y una vez ahí, comprender la verdadera naturaleza para despertar las facultades y el potencial que habita en el interior.

Hatha Yoga o el sendero del equilibrio de las energías internas: son posturas y técnicas psico-fisiológicas, eficaces y muy precisas, que repercuten directamente sobre el cuerpo y la mente, ayudando al practicante a alcanzar un estado de conciencia mayor.

Namasté,

Irune.…