El Té
3 de abril 2012
SomosYoga, tu nueva comunidad de Yoga online
17 de abril 2012

MATSYASANA. Postura del pez

Postura de extensión hacia atrás o contrapostura de sarvangasana (postura de la vela) y halasana (postura del arado), dentro de esos dos enfoques es donde ubicamos a matsyasana, la postura del pez.


¿Quieres saber cómo la construyes? Pues muy fácil…

– Para comenzar siéntate en el suelo con las piernas estiradas y juntas, la espalda recta hacia el cielo y las palmas de las manos en el suelo, al lado de las nalgas. Estira el tronco verticalmente mientras haces una inspiración profunda.

– Espirando deja caer suavemente el tronco hacia atrás, mientras apoyas un antebrazo y luego el otro.

– Inspiras de nuevo mientras proyectas el pecho hacia arriba, hunde los riñones y desliza los codos un poco hacia adelante. La columna debe quedar arqueada de manera que la cabeza cuelgue hacia atrás hasta apoyarse ligeramente sobre el suelo.

– Para acabar deja que tus manos reposen sobre los huesos de las caderas mientras el peso corporal se reparte entre nalgas, codos y caderas. Las piernas están relajadas, aunque también podrían estar en forma de loto que hubieras construido ya desde el inicio.

Puedes sostener la postura entre 1 y 3 minutos, eso dependerá de ti, escucha tu cuerpo… y si la practicas dentro de una kriya realízala después de halasana.

Puedes salir de la postura haciendo presión con los codos, mientras inspiras, y elevas la cabeza hasta llevar la barbilla al pecho. Espirando bascula la pelvis hacia delante y detrás, apoya el sacro, la zona lumbar, la zona dorsal, el cuello y finalmente la cabeza.

¿Qué beneficios te aporta?

Practicar la postura del pez, te regula las glándulas tiroides, mejora la ventilación pulmonar que a su vez te ayuda en tratamientos para la bronquitis, asma y otras complicaciones respiratorias, endereza la espalda y fortalece los músculos de la zona dorsal.

¿Se puede pedir más?

Irune

Deja un comentario