Estar presente es dar amor
2 de diciembre 2011
Kriya Yoga – la técnica para liberar karma
16 de diciembre 2011

Jalandhara Bandha – la cerradura de energía de la garganta

Los Bandhas son cerraduras de energía que contienen el prana (aire) en el torso y lo concentran en los tres canales principales de energía del cuerpo. El Jalandhara Bandha no sólo se puede realizar físicamente con la participación externa de los músculos esqueléticos, sino que también se puede sentir como un proceso energético sutil e interno. El Jalandhara Bandha involucra y tonifica los músculos del cuello, y también activa y desactiva el quinto chakra el del centro.

El Jalandhara Bandha se debe practicar de forma individual en un primer momento, y luego se pueden incorporar con el tiempo los otros Bandhas, Asanas, Pranayamas y Mudras. Para practicar el Jalandhara Bandha, encuentra una posición cómoda, como la Siddhasana o la  Sukhasana. Deja que la columna se alargue, los hombros relajados hacia abajo y levantar el esternón. Deja los ojos suavemente cerrados y la respiración lenta y profunda.

Toma una inhalación lenta y profunda, llenando dos tercios de la capacidad de sus pulmones y sostén la respiración. Deja caer la barbilla al pecho y deja el cuello estirado. Mantenga el bloqueo del aire durante un tiempo confortable, sin tensión. Para su liberación, levanta la barbilla en primer lugar y muy lentamente, respira por la nariz. Toma unas cuantas respiraciones lentas y profundas hacia dentro y hacia fuera, permítete volver a la normalidad antes de repetir práctica nuevamente. Comienza con una práctica de tres rondas y poco a poco, con el tiempo, puedes aumentar hasta un máximo de diez rondas.

El Jalandhara Bandha regula el sistema circulatorio y respiratorio, estimula la tiroides para equilibrar el metabolismo, y se dice que cura todas las enfermedades de la garganta. El Jalandhara Bandha está contraindicado en la presión arterial alta y enfermedades del corazón.

Inspírate en este articulo para mejorar tu practica de Yoga, utilizando estos consejos.

Namasté,

Nina.

Deja un comentario