26 de marzo 2012

La Ayurveda

¿Sabías que la Ayurveda es el sistema curativo probablemente más antiguo del mundo? Nació en la India hace más de 5.000 años, en la era védica, y tiene una fuerte relación con la filosofía yóguica. La Ayurveda ha sido influencia para muchos sistemas de medicina a lo largo de la historia, desde la antigua Grecia hasta la Medicina China Tradicional.


YouTube Direkt

Los tratados de la Ayurveda explican que el conocimiento fue transmitido desde un nivel espiritual superior, y que los sabios explicaban en un lenguaje poético/metafórico lo que los físicos cuánticos están descubriendo hoy ¡Impresionante!

Según la Ayurveda, la energía de las personas está compuesta por cinco elementos: tierra, aire, fuego, agua y éter. Y de ahí se originan los doshas (tipos corporales metabólicos que nacen de la combinación de los elementos).

Los doshas se clasifican en tres grandes grupos:

Vata: se compone de éter y aire. Está relacionado con la ligereza y el movimiento.

Pitta: se compone de fuego. Está relacionado con los procesos metabólicos destinados a producir energía, por ejemplo, la digestión.

Kapha: se compone de tierra y agua. Está asociado con la estructura y la estabilidad.

Así pues, estos tres tipos energéticos puros o doshas se combinan de distintas formas en cada persona dando contexturas físicas, metabólicas, psicológicas, etc. distintas.

¿Qué pasa cuando uno o más de los doshas se desequilibran? Pues que acumulamos toxinas en el cuerpo y en la mente que darán paso a la enfermedad. El terapeuta en este caso, trata de ver qué ha provocado el desequilibrio, y mediante distintas pautas de alimentación, hierbas y otras técnicas como p.e. el masaje ayurvedico, ayuda a que la persona lo consiga recuperar.

A diferencia de la visión occidental, el terapeuta ayurvédico jamás verá a alguien que acude a su consulta como un enfermo. En primer lugar él se considera a sí mismo como un acompañante de la persona en su propio camino de descubrimiento de la salud, que por otro lado nunca perdió, ya que sólo se haya en desequilibrio.

Interesante argumento de partida, ¿verdad?

Irune…

6 de marzo 2012

Recetas macrobióticas de temporada: bolas de primavera

Con la llegada del buen tiempo, los alimentos que nos ofrece la tierra son distintos, así que te propongo 4 recetas súper sencillas y deliciosas, siguiendo lo principios de la macrobiótica:

1. Bola de croqueta-humus

Ingredientes: garbanzos, alga kombu, sal, bacalao o alga nori, cebolla, coriandro, jengibre, perejil, semillas de sésamo.

Cuece los garbanzos con alga kombu y sal. Maja el coriandro y el perejil en un mortero suribachi y añade los garbanzos escurridos y la cebolla picada finamente. Tritura todo rallando encima un poco de jengibre y añade una hoja de alga nori troceada o, para los no vegetarianos, un trocito de bacalao seco desalado. Forma las bolas con la masa y rebózalas en sésamo.

2. Bola de arroz y chucrut

Ingredientes: arroz, alga kombu, sal, chucrut, sésamo negro, enebro.

Coloca el arroz cocido en kombu y sal en un bol, añade el chucrut bien escurrido con un par de bolitas de enebro por bola. Trabaja la masa con las manos y reboza la bola de arroz con sésamo negro.

3. Bola de garbanzos y amapola

Ingredientes: garbanzos cocidos, semillas de amapola, coriandro, perejil, copos de bonito, cebolla tierna picada fina.

Pon en el mortero suribachi el coriandro y el perejil. Acto seguido añade y  tritura los garbanzos, los copos de bonito y la cebolla. Forma las bolas y añade las semillas de amapola.

4. Bola de patata y acelga.

Ingredientes: patata cocida entera con sal, acelga hervida 3 minutos, hebamare (sale de hierbas y condimentos)

Tritura las patatas, previamente hervidas con sal, hasta lograr una textura de puré, añade las acelgas bien escurridas y lo condimentas todo con herbamare. Finalmente haces las bolas.

Espero que las disfrutes… ¿Porque no compartes tu receta favorita conmigo?

¡Ahora te toca a ti!

Irune.…

21 de febrero 2012

Equilibrio entre yin y yang: principio de la cocina macrobiótica

A principios del s. xx nace en Japón la macrobiótica, un tipo de alimentación que intenta conseguir el equilibro entre las energías opuestas y complementarias yin y yang. Se trata de conocer las características nutricionales y energéticas de cada alimento, para poder aplicarlas a tu organismo de forma individualizada, según sean tus necesidades.

Si te alimentas adecuadamente mediante la macrobiótica, no sólo logras tener buena salud física, también te equilibras emocionalmente y por lo tanto te elevas espiritualmente. Así, con tu salud en orden, puedes enfocar tus energías hacia proyectos más creativos.


Los alimentos tienen de por sí energía ying, yang, o ambas, pero además, a la hora de cocinarlos podemos yanguizarlos o yinizarlos aún más. Aquí van unos cuántos apuntes:

Si eres excesivamente yin a menudo notarás apatía, depresión o cansancio, por lo tanto te interesa comer más alimentos yang o yanguizarlos cociéndolos más tiempo en la sartén a fuego fuerte, con más sal, y sin tapar para que los elementos yin se volatilicen. Si tienes exceso de yang con frecuencia notarás tensión e hiperactividad, por lo que te conviene yinizar los alimentos haciendo cocciones más cortas y rápidas, con más cantidad de agua, y con movimientos expansivos como en el caso de los fritos. La forma de cocinarlos también es importante para la macrobiótica.

Aquí va un breve resumen ordenado de más yang a yin:

– Horneado (300º): es el que más yang aporta, sólo es recomendable en invierno muy fríos ( muy yin) para equilibrar.

– Fritos (250º): aporta mucho yang, con la desventaja de que convierte a las grasas en saturadas y perjudiciales para la salud.

– Plancha: el calor de golpe rompe la energía de algunos alimentos.

– Estofados: un yang más suave y más recomendable. Ideal en invierno (yin).

– Salteados: a fuego fuerte y con un pelín de aceite durante poco tiempo, de manera que no pierde propiedades.

– Hervidos: cuánto más lo hierves más yang añades.

– Al vapor: ideal en primavera y verano, que es cuando necesitamos más yin.

– Escaldados: va muy bien para verduras en hoja. Se hierve la verdura sólo durante dos minutos y el agua se tira.

– Crudos: se utilizan para ensaladas prensadas, escaldadas o en fermentación. No es recomendable comerlos crudos directamente porque son indigestos.

¿Alguna vez habías observado como influye la energía de los alimentos en tu estado de ánimo? ¿Has notado alguna vez si tu pensamiento es más claro evitando según qué comidas?

Haz la prueba y ¡cuéntame qué resultados has obtenido!

Irune…

2 de enero 2012

Una comida diferente para la Noche de Reyes – la cena macrobiótica

*** Entrante ***
Sopa
de pollo y verduras

Ingredientes
2 l de agua
cucharada rasa de sal marina
250 gr de pasta
1 ramita de apio
1 cebolla
50 gr de calabaza valenciana
1 rama de tomillo
1 hoja de laurel
1 pastilla de caldo vegetal biológico
1 trocito de pollo
aceite de sésamo u oliva de primera presión en frío

Calienta en una olla una gota de aceite. Añade la cebolla y el apio cortados a trozos pequeños como para sofrito. Saltea sin para durante 2 minutos. Añade la sal y la calabaza cortada en un solo trozo y continúa 1 minuto más. Agrega el tomillo, el laurel y el agua y sube a fuego fuerte hasta ebullición. Añade el pollo y la pastilla de caldo vegetal biológico.

Hierve toda la mezcla a fuego lento durante 1 hora. Filtra el contenido separando el líquido del resto. Opcionalmente, tritura las verduras y añade al caldo en forma de puré para espesarlo. Pon de nuevo en el fuego el caldo filtrado con o sin verduras y añade la pasta cuando hierva. Puedes decorar con unos picatostes de pan frito o con una ramita d perejil espolvoreada por encima.

*** Plato principal ***
Estofado de seitán a la mandarina


vimeo Direkt

Ingredientes
400 gr de seitán biológico
2 cebollas grandes
10 o 12 almendras tostadas
2 dientes de ajo
1 nuez moscada
mandarinas clementinas
1 ramita de tomillo
1 cucharadita rasa de sal
1 trocito de jengibe
2 cucharadas de salsa de soja biológica
un chorrito de aceite de sésamo o de oliva virgen
bolitas de pimienta negra o coriandros
1 ramita de perejil

Calienta el aceite en una cazuela de barro o de acero inoxidable. Saltea la cebolla cortada a tiras durante 1 minuto. Añade la sal y la nuez moscada rallada. Saltea el seitán con el tomillo y la pimienta o el coriandro. Espolvorea una cucharada de harina por encima. Prepara en el mortero la picada de ajos, perejil y almendras, añadiéndole la salsa de soja y el jengibre rallado o a trocitos. Vacía la mezcla del mortero en la cazuela. Remueve mientras salteas durante 1 minuto más.

Tapa la cazuela, baja el fuego al mínimo y cuece con placa difusora durante 15 o 20 minutos; añade el zumo de las mandarinas y la ralladura de la piel, controlando que el agua que suelta se mantenga y no se seque. Si hace falta, agrega unas gotas de vez en cuando o de vino para cocinar de buena calidad. Sírvelo acompañado de una tacita de arroz integral.

Bon appétit!

Irune.

Receta extraída de “Disfruta de la macrobiótica” de Loli Curto.…

9 de noviembre 2011

Depuración de tu cuerpo con arroz integral y miso

La forma que tienes de alimentarte determina, sin duda alguna, cómo te comportas. No sólo elevas tu vibración a través del yoga y la meditación, los alimentos son el material que construyen tu templo, el del alma, y de ahí que sea cierto el famoso dicho “somos lo que comemos“.

Una alimentación adecuada te proporciona el equilibrio y la energía que tu mente utilizará para pensar con más claridad. Además, si observas la forma que tienes de alimentarte, verás reflejado el grado de responsabilidad que tienes hacia ti mismo.

Un buen momento para hacer una depuración es ahora, en otoño, ya que cambia la dirección de la energía; aunque también la puedes hacer pasada la navidad, después de los excesos. Si depuras tu cuerpo lo que vas a hacer es darle unas pequeñas vacaciones a tus órganos internos, trabajarán menos y tendrán tiempo para limpiar y eliminar las toxinas acumuladas.

Te propongo una dieta, de un mínimo de tres días y un máximo de dos semanas, a base de arroz integral y miso.

Desayuno:
Arroz integral hervido. Si quieres darle un toque dulce puedes añadir durante la cocción una ramita de canela y una corteza de limón, o unos trocitos de manzana. También lo puedes condimentar con un poco de gomasio.

Comida:
Arroz integral hervido, una pizca de sal marina, y si te apetece condimentado con gomasio.

Cena:
Sopa de miso (que aumentará tu vitalidad y te ayudará a mantener la temperatura corporal estable), y arroz integral hervido con una pizca de sal marina.

http://www.flickr.com/photos/notahipster/4346972016/in/photostream/
Stacy (Little Blue Hen)

Ten en cuenta que durante la depuración podrás notar algunos efectos secundarios, como fatiga, irritabilidad o dolor de cabeza. No te preocupes… ¡tu cuerpo se está limpiando!, aunque si padeces alguna enfermedad crónica es mejor que antes de empezar consultes a tu médico.

Irune.…

22 de junio 2011

¿Cómo eliminar la indigestión?

Respuesta de Swami Sivananda:
Come cuando tengas hambre. No comas nada entre comidas. Come lentamente, sin prisas. Mastica apropiadamente. Come moderadamente. Evita mezclar demasiados alimentos en una sola comida. Bebe un vaso de agua una hora antes o después de la comida. Ayuna en Ekadasi.

No comas nada antes de las 9.00h o después de las 19.00h. Cuida tus dientes. Antes o después de cada comida, evita el esfuerzo, mental o físico. Relájate al menos durante media hora. Una caminata enérgica es beneficiosa. Paschimottanasana, Halasana, Bhujangasana, Salabhasana, Dhanurasana, Mayurasana son especialmente beneficiosas, para eliminar la indigestión. La depresión, las preocupaciones y la ansiedad también afectan el estómago. Sé amable. Sé regular en tu Japa.

Gracias,
Nicole.…

17 de junio 2011

Hari Té, infusiones ecológicas para el alma

Desde hace miles de años, en todas las culturas ha habido personas sabias encargadas de extraer y mezclar las cualidades sanadoras de las plantas, hierbas y especias. Tiempo atrás, había que recorrer montañas y cuevas en busca de estas personas.
En el  presente  ya no es necesario recorrer largas distancias en su búsqueda, puedes disfrutar y beneficiarte de sus tesoros ancestrales en tu hogar.

Hari Té es una línea de tés ecológicos formuladas como en la antigüedad, seleccionando las hierbas y las especias a mano y envueltas en algodón 100% puro, para que puedan liberar todo su aroma.

Las infusiones de Hari Té están agrupadas en cuatro categorías:

Mental: Te ayuda a enfocar y agilizar tu mente, sintiéndote relajado y fresco.
Los tes mentales son el Hari Té Panorama Mental y el Hari Té Persistencia de la Memoria.

Espiritual: Te conecta con tu ser interior y te acerca a tu corazón.
Los tes espirituales son el Hari Té Conexión Interior y Exterior, el Hari Té Calma del Corazón y el Hari Té Conexión Interna.

Creativa: Te activa creativamente y te permite disfrutar de un equilibrio pleno.
Los tes creativos son el Hari Té Nueva Sensación y el Hari Té Vida en Equilibrio.

Física: Te ayuda a recuperarte de grandes esfuerzos físicos, fortaleciendo el organismo.
Los mejores tes para tu organismo son el Hari Té Flujo Interno y el Hari Té Digestión en Armonía.

Dentro de estos cuatro grupos de infusiones Hari Té, encontrarás diferentes combinaciones de hierbas y especias especialmente pensadas para ti. El Jengibre, el Té Verde y la Cúrcuma son ingredientes que se repiten en de la mayoría de ellos, por su alto nivel curativo, delicioso aroma y sabor.

El Jengibre ha sido usado por los Chinos por más de 2.500 años, aplicándolo a diferentes usos como: náuseas, mareos, procesos digestivos, condiciones respiratorias, resfriados, etc.

El Té Verde es la bebida más consumida del mundo, sólo detrás del agua. Dentro de la medicina tradicional china, se usa para aliviar los dolores de cabeza, ayudar a eliminar las toxinas, prolongar la juventud, etc.

La Cúrcuma es una planta que también se lleva utilizando desde hace tiempo en Asia para el tratamiento de diversas enfermedades como malestares gastrointestinales, artritis o bajas energías.

Descubre la amplia gama de Hari Té en nuestra tienda online y empieza a beneficiarte hoy de la sabiduría del pasado!

Namasté,
Nina…

4 de enero 2011

Dieta Yóguica: Come los alimentos apropiados para nutrir tu espíritu

La Dieta Yóguica (Anna Yoga) es un aspecto esencial de nuestra práctica de Yoga diaria y representa uno de los cinco Principios del Yoga. Con el objetivo de beneficiarte al máximo de todo lo que el Yoga te ofrece, es muy recomendable alimentar tu cuerpo y alma para mantenerte alerta y enérgico durante el día, y conseguir un balance espiritual y emocional mediante una redefinición de tu relación con los alimentos.

En general, asegúrate que llevas una dieta equilibrada, come siempre con moderación, practica las Tres Gunas, aliméntate con una apropiada dieta orgánica, ayuna y modifica los patrones de tu dieta.

Las Tres Gunas: Según la Filosofía Yóguica, todo el universo responde al equilibrio entre tres cualidades básicas o Gunas. Una vez la energía del universo toma cuerpo, una de estas tres cualidades la domina. En los frutos, por ejemplo, encontramos que algunos son maduros (sáttvico), otros madurando (rajásico) y otros sobremaduros (tamásico).
La dieta sáttvica es la más pura de ellas; alimenta el cuerpo y purifica la mente acercándote a una salud perfecta.

Lleva una apropiada dieta orgánica: No es suficiente con tener una vida activa, también es necesario llevar una dieta correcta. Si bien el concepto de “dieta apropiada” tiene distintas connotaciones para diferentes personas, asegúrate que tu cuerpo recibe los nutrientes necesarios mediante una dieta basada en las Tres Gunas.
Llevando una dieta de este tipo, tu sistema digestivo procesará los alimentos más fácilmente y además contribuirás a la preservación del medio ambiente.

Modifica los patrones de tu dieta: Modificar las bases de tu alimentación puede suponer todo un reto, especialmente si te has acostumbrado a una dieta específica durante muchos años. De todos modos, esta transición puede resultar más fácil si la realizas con determinación y conocimiento.
Empieza incrementando tu consumo de frutas y verduras para finalmente cambiar a una dieta vegetariana pura que ayudará a fortalecer tu cuerpo y a purificar tu mente.

Ayuna: Esta práctica se usa desde hace miles de años como método para limpiar y rejuvenecer el cuerpo, permitiendo a tu sistema digestivo recuperarse de los excesos y liberándose de toxinas.
Para empezar, puedes realizar una ayuna de un solo día a base de agua o zumos, aunque los verdaderos beneficios los recibirás depués de ayunar durante tres días: aumento de tu fuerza física y mental, mejora en la concentración y enriquecimiento de los sentidos.
Es muy importante que cuando finalices el ayuno, lo hagas con fruta y durante la noche, permitiendo a tu cuerpo procesar los alimentos mientras duermes.

Siguiendo todas estas recomendaciones junto con una apropiada práctica de Yoga, conseguirás nutrir tu cuerpo y tu espíritu con la Dieta Yóguica.…