9 de mayo 2015

Haz tu propio Ghee y disfruta de sus beneficios

El Ghee, llamado “oro líquido” en la India por sus cualidades terapéuticas y culinarias, es algo casi tan sencillo como una mantequilla clarificada. El Ayurveda lo considera un rasayana, una elaboración rejuvenecedora. Es parte de la alimentación y medicina india desde hace cientos de años y sirve tanto para su consumo como para su uso externo. El auténtico ghee es aquel que se cocina lentamente en un minucioso proceso en el que se eliminan el agua, la lactosa, y las proteínas.

Con un poco de temperatura el ghee se convierte en un aceite. En la nevera se solidifica.

Su delicioso sabor ahumado recuerda a las nueces, se puede conservar fuera de la nevera, sirve para cocinar a altas temperaturas puesto que se mantiene estable hasta los 250 grados, y es una grasa ideal para aquellos con intolerancia a la lactosa.
Para unos 500ml de ghee necesitarás:
• 750 gramos de mantequilla sin sal, orgánica en lo posible.
• Una cazuela de fondo grueso
• Una cuchara de madera
• Un bote de cristal
• Un colador fino
• Un trozo de tela o gasa de quesero.
1. Pon la mantequilla en la olla a fuego muy lento, no calientes la cazuela antes para no quemarla. Revuelve de a ratos y no la tapes pues buscamos la evaporación del agua.
2. Con el hervor se formará una espuma, no la retires, espera a que se evapore. La elaboración irá cogiendo un color dorado, verás que en las paredes de la olla quedará la proteína y sentirás un rico olor a tostado.
3. Comprueba que el ghee esté listo utilizando un bastoncillo de algodón. Mójalo con cuidado en la preparación, si no chisporrotea es que ya no hay agua y tu ghee está listo.
4. Cuela el ghee en el colador fino con la gasa dentro del frasco de cristal.
5. Deja enfriar sin tapar hasta que solidifique. Si tu ghee está bien hecho se conservará fuera de la nevera hasta un año.
Recomendación
Lo más importante es controlar la intensidad del fuego. Es fundamental el momento en que empieza a cambiar de color, allí debes ir con sumo cuidado para que no se queme. De cualquier modo si esto ocurre guárdalo para usar como hidratante para la piel, entre otras cosas.

Es muy importante que todos los residuos queden en el colador.

Beneficios
El ghee posee aceites monoinsaturados, es decir, grasas saludables que no aumentan el colesterol por lo que está asociado a la prevención del cáncer y enfermedades cardiacas. Contiene antioxidantes, minerales, y vitaminas A, D, E, y K. Según el Ayurveda, el ghee facilita la absorción de los componentes de ciertas plantas muy beneficiosas para nuestra salud (es parte de la fómula del Chyavanaprasha)
• Fortalece el cerebro, pulmones, hígado (HDL) y sistema inmunológico.
• Contiene ácidos grasos no saturados, saludables para el sistema cardiovascular.
• Depurativo de hígado, vías biliares e intestinos.
• Indicado en intolerantes a la lactosa.
• Regula y estimula la digestión, lubricando las microvellosidades intestinales.
• Antioxidante natural.
• Nutre la piel, la rejuvenece, aplicado con rapidez previene cicatrices y quemaduras.
• Mejora la memoria.

Pruébalo, tus comidas quedarán súper sabrosas y tu salud física y emocional te lo agradecerán. ¡Haz tu propio Ghee y disfruta de sus beneficios!…

19 de marzo 2015

Qué es Chyavanaprasha y sus beneficios

Chyavanaprasha es un tónico rejuvenecedor y adaptógeno elaborado usando una antigua fórmula Ayurveda – el milenario sistema de medicina india- que combina más de cuarenta plantas “rasayana” (rejuvenecedoras). Esta mezcla de hierbas es un potente refuerzo para el sistema inmunitario con capacidad energizante, por lo que promueve la longevidad y actúa como tónico anti-envejecimiento. Su presentación, en forma de jalea, es de color marrón oscuro y de sabor dulce y especiado.

El componente principal de Chyavanaprasha es la fruta Amalaki o grosella india, que contiene en proporción 30 veces más vitamina C que las naranjas. Además, contiene entre otros cardamomo, ashvagandha (bufera) y neem. Los extractos de hierbas se mezclan con miel dando como resultado la consistencia de una jalea que puedes diluir en agua y beber como una infusión, o tomar como una mermelada sobre una tostada.

Amalaki, fuente de vitamina C, y bufera o ashvagandha, un potente adaptógeno también llamado ginseng indio.

Beneficios de Chyavanaprasha

La jalea Chyavanaprasha es un excelente tónico que actúa principalmente reforzando el sistema inmunitario. Su alto contenido en vitamina C es la razón principal de su efecto rejuvenecedor, puesto que protege tu cuerpo de infecciones virales, bacterias, y hongos, conjuntamente con la acción del neem.

  • Actúa sobre el sistema respiratorio y es especialmente beneficioso para el funcionamiento de los pulmones, previniendo enfermedades como el asma y la bronquitis crónica.
  • Favorece la digestión al equilibrar los ácidos del estómago y promueve la absorción de nutrientes. Alivia  los problemas de estreñimiento, reduce las flatulencias, y mitiga las náuseas y la diarrea.
  • Ayuda a purificar la sangre, estimula el buen funcionamiento de hígado, y mejora la eliminación de toxinas.
  • Favorece el buen funcionamiento del corazón, es un poderoso energizante para el cerebro, y ayuda a mejorar la concentración y la memoria. También tiene propiedades adaptógenas tanto en situaciones de stress físico como emocional.
  • Chyavanaprasha tiene beneficios también sobre la piel y el pelo, previniendo la formación de arrugas y canas. Su poder antioxidante retrasa el envejecimeinto de las células promoviendo la juventud y la longevidad.
  • Mejora la energía sexual y la capacidad de placer manteniendo todos los órganos sensitivos sanos.

Para aprovechar todos los beneficios de Chyavanaprasha, se recomienda tomar en adultos 5 gramos -una cucharada de té- por la mañana y otra por la noche. Para niños de más de un año se recomienda media cucharada al día.

Puedes conseguir tu bote de Chyavanaprasha en nuestra tienda online YogaYe.com o en nuestra tienda física dentro del Woki Organic Market, calle Asturies 22, en Barcelona. Vale la pena probarlo.…

19 de febrero 2015

Qué son los súperalimentos

Se llama súperalimentos a aquellos alimentos que naturalmente concentran una gran cantidad de antioxidantes y fitonutrientes – sustancias químicas presentes en las plantas – incluso consumidos en pequeñas cantidades. Productos de la tierra como el brócoli, el ajo, y las bayas, o del agua como la esprirulina, ayudan a eliminar tóxicos, contribuyen a reducir el riesgo de enfermedades cardíacas o cáncer, y combaten el envejecimiento.

El coco, la espirulina, el açai, son algunos súperalimentos.

Los principales súperalimentos son de origen vegetal – con excepciones como la grasa de pescado cuyo Omega 3 previene enfermedades coronarias – nunca son procesados, y es mejor consumirlos crudos o apenas cocidos en agua para evitar la pérdida de nutrientes. A diferencia de las vitaminas o suplementos alimenticios tomados de forma aislada, los súperalimentos proveen una serie de nutrientes que se balancean entre sí y previenen los típicos desequilibrios que usualmente ocurren cuando tomamos vitaminas por separado.

Espirulina

La espirulina es un alga unicelular, cargada de nutrientes que  fortalecen el sistema inmunológico. Es una de las fuentes naturales con más proteínas y ayuda a combatir y prevenir el colesterol y cuidar de la presión arterial. Fue declarada por la UNESCO como el alimento del milenio.

Brócoli

Contiene hierro, potasio, fósforo y vitaminas A y C. Es uno de los vegetales con más presencia de glucosalinatos, un fitonutriente que previene el crecimiento de células precancerosas. Mejora la actividad del hígado y purifica la sangre de toxinas.

Kale

Es un tipo de col, prima hermana del brócoli, las coles de Bruselas, y la coliflor. Una taza de kale tiene sólo 33 calorías, es rica en calcio, vitaminas A, C y K, entre otras, sin contar su alto contenido de minerales, antioxidantes y fibra.

Maca

La maca es una raíz original de Perú. Contiene minerales y vitaminas como la B, enzimas y aminoácidos que aportan energía, por eso es utilizada por atletas. Además se usa para corregir desequilibrios hormonales en etapas como la menopausia o el síndrome premenstrual.

Quinoa

Es una semilla de la familia de la espinaca y la remolacha que crece en los Andes, aunque se compara con los cereales. Es una de las mayores fuentes vegetales de proteínas y contiene vitaminas del complejo B, además de fósforo, hierro, magnesio y calcio. No contiene gluten, ni colesterol. La NASA considera incluirla en viajes espaciales.

Arándanos

50 gr de arándanos contienen el triple de vitamina C que una naranja.
Sus antioxidantes – flavonoides -, combaten enfermedades infecciosas y previenen el deterioro de los tejidos por la edad.

Açai

El Açai es una de las frutas con más poder antioxidante, crece en el norte de Sudamérica. Su consumo regula los niveles de colesterol, ayuda a bajar de peso, y mejora el estado de salud general.

En la actualidad puedes encontrar súperalimentos en la mayoría de tiendas bio, entre ellas en el Woki Organic Market del barrio de Grácia, donde tenemos nuestra tienda de yoga.

16 de enero 2015

El té de kombucha casero y sus beneficios

El té de Kombucha es una bebida de antiquísima tradición, su consumo se remonta a hace más de 5.000 años en China y a las épocas de mayas, incas y egipcios. En mi casa familiar la hacían mi madre y mi abuelo, quienes a su vez repartían “hijos” del hongo a nuevos acreedores de la receta, explicación sobre sus propiedades y beneficios mediante.  Y es que el té de Kombucha que hoy compramos en comercios especializados es muy fácil de hacer en casa.

Bebe kombucha como un refresco.

Ingredientes:

Unas 13 tazas de agua embotellada

1 taza de azúcar

5 cucharadas tamaño té de té negro en hebras (Puedes utilizar 4-5 saquitos de té)

1 hongo kombucha y su líquido (si no te lo pasa algún conocido lo puedes comprar por internet)

Hierve 3 tazas del agua, agrega el azúcar y revuelve hasta que esté disuelto. Retira del fuego y suma el té. Deja reposar por unos 30 minutos. Cuela  en un contenedor de vidrio de boca ancha – no uses metal ni plástico- y agréga el hongo kombucha, su líquido y las otras 10 tazas de agua. Ahora tapa el recipiente con un paño poroso y una banda elástica y dejalo fermentar 10-15 días en un lugar cálido y oscuro.  A medida que tu Kombucha casera fermente el hongo crecerá y se acomodará a las dimensiones de la superficie de tu contenedor formando como una tapa.

El hongo o cultivo de kombucha.

Tu té de kombucha casero estará listo para ser consumido cuando al probarlo sientas las burbujas del fermento y un gusto dulce y agrio a la vez.  Retira el hongo y guárdalo en un frasco cubierto con el líquido dentro de la nevera. Ahora traspasa tu té a una botella y déjalo fermentar un par de días más a temperatura ambiente, luego guárdalo en el refrigerador y consúmelo en los siguientes 3 meses (aunque cuanto antes, mejor).

Aspecto del té durante el proceso de fermentación.

No te preocupes por el azúcar y/o la teína, prácticamente desaparecen en el proceso de fermentación del hongo para dejar lugar a este maravilloso té de kombucha lleno de propiedades y beneficios:

  • normaliza el tránsito intestinal
  • regula la flora intestinal
  • tiene efectos antivíricos y antibacterianos
  • activa la defensa del cuerpo
  • desintoxica el organismo
  • reduce el nivel de colesterol
  • equilibra la acidez en el cuerpo
  • mejora la digestión de las proteínas
  • estimula la circulación
  • facilita la absorción de minerales
  • activa las funciones del páncreas
  • equilibra la glucosa sanguínea
  • aumenta la secreción de azufre fisiológico, vitamina B12 y vitamina K
  • mejora el rendimiento del oxígeno en las celulas
  • aumenta el bienestar
  • aumenta la capacidad física de los deportistas
  • quita las agujetas

Ahora disfruta de tu té de kombucha casero y de sus beneficios, y recuerda que en la nevera tienes un frasco con un  flamante hongo, listo para ser entregado a un nuevo participante en la cadena de la kombucha.…

23 de diciembre 2014

Propiedades y usos del miso

Durante los meses de invierno, nada como una buena sopa caliente para sentirnos reconfortados por dentro… Y si además de entrar en calor, buscas consumir un alimento con un alto poder nutritivo, el miso es una excelente opción.

Este alimento tradicional de Japón y China tiene una alta concentración de nutrientes e increíbles propiedades para combatir enfermedades. El miso se hace a partir de habas de soja, sal marina y una levadura que se llama koji, y con frecuencia se combina con otros cereales y legumbres como el arroz blanco o integral, la cebada, el centeno y el trigo sarraceno. La mezcla se deja fermentar durante un tiempo que puede ir desde unos días a unos años y que da lugar a una pasta muy salada y rica en enzimas. La pasta de color marrón más oscuro ha tenido una fermentación más larga y contiene más nutrientes.

Distintos tipos de miso

Distintos tipos de miso

El miso es una estupenda fuente de varias vitaminas del grupo B, así como de proteína, fibra, calcio, magnesio y hierro. Si no está pasteurizado, contiene lactobacilli vivos que potencian la capacidad del cuerpo de extraer nutrientes de los alimentos. El miso aumenta la concentración de bacteria probiótica en el tracto digestivo, lo cual ayuda en la digestión y fortalece el sistema inmunológico. También puede ser eficaz para eliminar los elementos nocivos que el cuerpo absorbe de la contaminación ambiental o de los alimentos y para reducir los niveles de colesterol “malo” o LDL.

Más adelante tienes una receta para hacer sopa de miso, pero ten en cuenta algo muy importante: al ser un fermento, no debe hervir o pierde sus propiedades.

Sopa de miso tradicional (para 2 personas) sopa de miso

Ingredientes:
100 gr de tofu
2 tiras de algas wakame
3 cucharaditas de pasta de miso
2 puerros
1 cebolleta
2 zanahorias
cilantro fresco

  • Trocea los puerros, la cebolleta y las zanahorias y saltéalo todo junto en un poco de aceite de oliva
  • Añade el tofu cortado a dados pequeños y dóralo junto a las verduras
  • Por separado, hierve un litro de agua con las algas cortadas a tiras
  • Saca una taza de este agua hervida y diluye el miso
  • Añade el miso diluido, las verduras y el tofu al agua y caliéntalo todo sin que llegue a hervir
  • Sírvelo con el cilantro fresco picado por encima
  • ¡Buen provecho!
11 de diciembre 2014

Cultiva tu propio jengibre

El jengibre – Zingiber officinale – es una hierba muy fácil de cultivar y lo mejor es que, para empezar, solo tienes que hacer un paseo a la frutería y comprar una raíz. Este no es el jengibre tropical que da flores llenas de color, pero con él puedes hacer infusiones, pasteles, aderezar tus ensaladas o guisos, o hacer más interesante un batido de frutas, mientras aprovechas todos sus beneficios.

Raíces de jengibre jóvenes.

Raíces de jengibre jóvenes.

Para cultivar tu propio jengibre lo ideal es comprar una raíz – o rizoma – orgánica puesto que las no-orgánicas pueden haber sido tratadas con inhibidores del crecimiento y esto haría más lento el proceso. Elige una raíz joven, las de piel más suave. Debes fijarte que tenga esos nudos típicos del jengibre lo más verdes posible puesto que de allí saldrán los brotes. Tienes que tener en cuenta que a la raíz de jengibre le gusta:

  • Un ambiente cálido (es una planta tropical)
  • Sombra parcial
  • Tierra rica y húmeda
  • Tiesto de plástico, las raíces a veces se atascan en la terra cotta

Detalle del brote.

Pon tu raíz de jengibre en remojo toda la noche. Si compras un rizoma grande con varios brotes, puedes romperlo en diferentes trozos siempre y cuando cada uno tenga un nudo. Entonces planta los trozos en un tiesto de al menos 15 cm de diámetro casi lleno de tierra, a unos 2,5 cm de la superficie y con los brotes hacia arriba. Cúbrelos y riega.

Asegúrate de mantener los rizomas de jengibre siempre húmedos y lejos del sol directo y el viento, lo recomendable es adentro de casa para empezar, y afuera cuando suben las temperaturas.

Cultiva tu propio jengibre.

Comparado con otras hierbas el jengibre crece de a poco y eventualmente sus tallos pueden alcanzar una altura de 60 a 90 cm. Puedes cosechar tu propio jengibre en cualquier momento una vez que la planta haya crecido, aunque siempre puedes esperar unos días más y obtener una cosecha más abundante. Cuando estés listo, corta un trozo del rizoma y utilízalo. Tambén puedes re-plantar aquellos trozos en los que veas nuevos nudo-brotes, repitiendo todo el proceso.

El Zingiber officinale se planta a principios de la primavera y se deja crecer todo el verano para cosechar en otoño. Si lo cuidas y lo dejas como planta decorativa a lo largo de los años tal vez tengas la suerte de verlo florecer. Tú eliges, ¿bizcocho ó recreo para tus ojos?…

17 de octubre 2014

Las infusiones ayurvedas, qué son y cómo usarlas

Las infusiones ayurvedas son sencillas y deliciosas mezclas de especias, frutos, flores, y bayas, infusionadas con agua caliente a punto de ebullición. Fueron creadas para ayudarnos a balancear nuestros doshas, energías vitales que controlan  las funciones biológicas y psicológicas del organismo. Según el Ayurveda – en sánscrito “ayus” es vida y “veda” conocimiento-, hay tres doshas -Vata, Pitta, y Kapha- que se relacionan y fluctúan entre sí para mantener el organismo estable. Puedes ser uno de ellos o una combinación de todos. Tu dosha lo determinan los “tipos” más fuertes en ese balance.

Es posible que aún no sepas que dosha eres. Un buen truco para determinarlo mientras esperas consultarlo con un experto, es probar diferentes infusiones ayurvedas. Si no te sientes cómodo con alguna de ellas -no porque no te guste el sabor sino por algo que tal vez no puedas definir pero sencillamente sientas-, significa que no es la apropiada para tu ”tipo” de dosha. Prueba con otra variedad.

Aquí las recetas más antiguas y tradicionales, y sus beneficios.

Moler suavemente las especias acorta los tiempos de infusión.

Infusión Vata

Regaliz, canela, jengibre, clavo, hinojo. Indicada para estados de sobrexitación, insomnio, incapacidad de descanso. Promueve sensaciones de calma, relax, y balance.

Infusión Pitta

Regaliz, rosas, hinojo, cardamomo, y jengibre. Recomendada si te sientes enfadad@ o frustrad@. Promueve pensamientos claros, un balance en las emociones, y buena digestión.

Infusión Kapha

Jengibre, regaliz, canela, clavos, pimienta negra y cardamomo. Perfecta si te sientes perezos@, deprimid@, o tienes el metabolismo lento. Promueve un peso ideal, sensación de energía y una actitud optimista.

Infusión Tridosha

Beneficia a todos los doshas. Coriandro, cardamomo, hinojo, canela, y hierbabuena.

Los tres doshas.

Recomendaciones para preparer las infusiones ayurvedas:

  • Utilizar entre ¼ y ½ cucharada de té de cada especia y agregar agua a punto de ebullición.
  • Si tienes un dosha combinado, puedes por supuesto combinar especias para ambos doshas.
  • Tu dosha depende también de tu momento vital, y puede variar según la etapa de tu vida. Elige la infusión ayurveda que más se adapte a tus circunstancias actuales.

La práctica de la medicina ayurveda tiene más de cinco mil años en India y enfatiza en la “limpieza” de nuestro cuerpo para ser seres saludables. Las infusiones ayurvedas son potentes desintoxicantes, pero también ayudan a tu cuerpo a curarse de numerosas afecciones. Consumirlas, ya sea calientes o frías, es el camino hacia una vida saludable y llena de energía.…

5 de junio 2014

Zumo verde energético

Con la llegada del calor tendemos a desear alimentos livianos y frescos, como ensaladas, sopas frías, y batidos. Es una conducta instintiva que nos permite afrontar en mejores condiciones la temporada estival. Lo recordé esta mañana cuando al disponerme  a desayunar, no me apetecía el café con leche de avena y la tostada de todos los días. En la búsqueda de alternativas pensé en echarle un cubito de hielo a la taza, pero cual autómata abrí el cajón de los vegetales y avisté unas espinacas, medio pepino, y algunas frutas. Y me pregunté “¿Cómo era la receta de aquel zumo verde energético?”.

Se le llama zumo verde – o batido, o smoothie – por su alto contenido de clorofila. Al consumirla beneficiamos la digestión, la eliminación de toxinas, y la función de tejidos y órganos. Las hojas verdes tienen infinidad de propiedades aplicables tanto al cuidado de la salud como al aspecto estético. Suministran fibra, vital para eliminar desperdicios, y son fuente de calcio, magnesio, y vitamina C. Además protegen contra la degeneración molecular y aportan ácido fólico. En resumen y bien claro, cuando bebes un vaso de zumo verde energético, estas ayudando a tu cuerpo a:

  • Incrementar el nivel de energía.
  • Mejorar el aspecto de la piel.
  • Eliminar líquidos.
  • Mejorar la digestión.
  • Regular el tránsito intestinal puesto que produce un suave efecto laxante.
  • Mejorar la calidad del sueño.
  • Bajar de peso.
  • Fortalecer el sistema inmunológico.
  • Reforzar la eliminación de adicciones.

Aquí la receta que elegí hoy

  • Espinacas
  • Pepino
  • Manzana
  • Zumo de limón
  • Jengibre
  • Agua

Preparamos la base del zumo con la manzana,  el pepino, el zumo de limón, y el jengibre. Lo batimos, agregamos agua y las hojas de espinaca, y ya tenemos el zumo verde energético.

Cuando licuamos los vegetales, rompemos las paredes celulares, haciendo mas biodisponible sus beneficios. Es recomendable variar las verduras de hoja verde que utilizamos para obtener un equilibrio de nutrientes y no recibir altas proporciones de algún alcaloide específico. Podemos utilizar lechuga, acelgas, menta, o perejil. Y la manzana la podríamos reemplazar por piña o kiwi. Lo mejor es beberlo por la mañana en ayunas y no ingerir nada durante los veinte minutos siguientes para favorecer su absorción. Además, dicen que este batido dura un par de días en la nevera sin perder propiedades, aunque yo no he podido comprobarlo, siempre lo termino a lo largo del día!…

7 de agosto 2012

¡Refréscate con un ecológico y original gazpacho!

Con la llegada del calor lo que más apetece comer son platos ligeros y refrescantes. Los gazpachos cumplen ambos requisitos, pues son poco calóricos pero muy energéticos y revitalizantes, hidratan el organismo y se sirven muy fríos. Seguramente estarás pensando en el tan conocido gazpacho andaluz, hecho a base de tomate. Pero la verdad es que los gazpachos dan la posibilidad de crear e innovar, combinando interesantes sabores y texturas. Sorpréndete con este gazpacho hecho a base de manzana ácida, con un cremoso final de queso de cabra, y un toque de aceite de albahaca.

No sin contaros antes que el gazpacho es un plato típico de la historia culinaria española y sus orígenes se remontan al siglo XVI. Por ese entonces, los campesinos obtenían los ingredientes directamente de sus tierras. Un rico gazpacho, listo en un momento de la tierra al plato sopero.

Cocinar con alimentos lo más naturales posible garantiza un sabor auténtico, mucho más sabroso y con todas sus propiedades nutritivas. Es por eso que nuestra recomendación es elaborar esta receta con productos ecológicos, pues la agricultura y la ganadería ecológica actual es lo más parecido que tenemos a las tierras campesinas del siglo XVI. Existen supermercados ecológicos y cooperativas donde podrás encontrar todas las frutas, verduras, quesos y especias ecológicos necesarios para deleitar al máximo tu paladar con este fresco gazpacho de manzana.

Gazpacho de Manzana

**********************************************
INGREDIENTES

Gazpacho:
500 grs. de manzana granny smith pelada y limpia.
500 grs. de manzana golden pelada y limpia.
170 grs. de aceite de oliva virgen.
30 grs. de pepino pelado.
30 grs. de cebolleta limpia.
30 grs. de pimiento verde lavado.
1/2 diente de ajo.
Sal y vinagre de Jerez.

Crema de queso:
150 gr. de queso fresco de cabra.
150 gr. de leche.
Sal y pimienta blanca molida.

Aceite de albahaca:
100 cc. de aceite de oliva virgen.
10 hojas de albahaca fresca.
Sal.

Acabado:
Tomatito cherry.
Cebolleta.
Pimiento verde.

**********************************************
ELABORACIÓN

Gazpacho:
Lava las manzanas, pélalas, quítales el corazón y trocéalas. Haz lo mismo con los pepinos. Tritúralo todo en la batidora hasta conseguir una textura fina. Rectifica a tu gusto de sal y de vinagre.

Guárdalo en la nevera hasta el momento de su utilización.

Crema de queso:
Corta el queso en daditos, añade la leche, sazona con sal y pimienta blanca molida y tritura con la batidora hasta tener una crema fina.

Aceite de albahaca:
Primero de todo, lava y seca las hojas de albahaca. Ponlas en la batidora junto con aceite y sal y tritura bien con la batidora.

Acabado:
Pon una capa de la crema de queso en el fondo de la copa (o plato hondo), y terminar de llenar con el gazpacho. Para acabar, corta según tu gusto y tu imaginación el pimiento verde, la cebolleta y los tomatitos para decorar el plato. Añade un chorrito de aceite de albahaca y ¡listo! Un refrescante y ecológico gazpacho de manzana.

Que aproveche yoguis 😉

Gemma.…

25 de junio 2012

Las algas, los vegetales del mar

Resulta curioso pensar que las algas son los vegetales más antiguos del planeta… un dato interesante es que mientras que los peces absorben la contaminación marina, y ésta pasa a nuestro organismo cuando los comemos, con las algas no sucede así puesto que lo único que absorben son los minerales del mar. Así que las algas ¡siempre tienen garantía de pureza!


Los beneficios que aportan son muy amplios, y por desgracia, también muy desconocidos. Destacan por la abundancia de sales minerales que aportan a la sangre, y el efecto alcalinizante que tiene sobre ésta. Es decir, la limpia de la acidez que aporta el consumo de alimentos refinados y la carne, demasiado presentes en la dieta moderna de hoy en día.

Hay mucho desconocimiento a la hora de cómo cocinar las algas, así que a continuación te paso un esquema con las más importantes y verás que no es tan difícil:

Agar-agar: La puedes utilizar en ensaladas, mermeladas, gelatinas dulces y saladas, flanes y jaleas.

Tiempo de remojo: 10 minutos, aunque no es imprescindible.
Tiempo de cocción: 7-10 minutos si vas a utilizarla como gelatina, puesto que tiene que deshacerse hasta convertirse en líquido.

*************************

Arame: Ideal para ensaladas, salteados, sopas, canelones, platos que cocines con seitán, tofu o tempeh, rollitos de primavera, pasta y cereales.

No necesita que la dejes en remojo.
Tiempo de cocción: pocos minutos, aunque también la puedes comer cruda.

*************************

Dulse y Ulva: La puedes comer en ensaladas, sopas, potajes, cereales, verduras, legumbres, fritos y salsas.

Tiempo de remojo: tan sólo 2 minutos y está lista para escurrir y cortar.
No necesita que la cocines, puedes añadirla a tus platos tal cual.

*************************

Hiziki: buena para hacer ensaladas, salteados con verduras, pasta, cereales, seitán, tofu, tempeh y estofados.

Tiempo de remojo: 20-30 minutos.
Tiempo de cocción: 30 minutos o un poco más.

*************************

Kombu y espagueti de mar: muy buenas en cereales, estofados, legumbres, potajes, seitán, tofu, tempeh, pickles, salsas, caldos y consomés.

Tiempo de remojo: 30 minutos.
Tiempo de cocción: 30 minutos si se trata de la variedad gallega, 40 minutos si es la inglesa y 45-60 minutos si es la japonesa. Es importantes que la cocción la hagas sin cortar.

*************************

Nori: Es el alga típica del sushi, aunque también la puedes preparar con salsas, sopas, cremas, purés, pasta, fritas y como aperitivo.

No hace falta que la pongas en remojo.
Tiempo de cocción: 5-8 minutos si la quieres para hacer puré. Aunque si la quieres tostar, bastará con 5-10 segundos.

*************************

Wakame: ponla en ensaladas, sopas, potajes, legumbres, estofados, verduras, salteados, y salsas.

Tiempo de remojo: 3 minutos y lista para escurrir y cortar.
Puedes comerla cruda.

Ahora ya no tienes excusa 😉

Irune…

31 de mayo 2012

Recetas con Tofu

Primero te propongo que veas este vídeo y compruebes lo fácil que es hacer tofu casero.


Y si te animas a más ¡aquí van dos deliciosas recetas con tofu!

Brochetas de tofu y aceitunas

Tofu, cebolla, zanahoria, shoyu, aceitunas negras, sal marina, orégano, agua.

Corta el tofu en dados grandes, la cebolla en cuatro cortes, y la zanahoria a lo largo en tres trozos y dos cortes a lo ancho. Coloca en el pincho una hoja de cebolla, un trozo de zanahoria, un trozo de tofu, una hoja de cebolla, una aceituna negra, un taco de tofu y un trozo de zanahoria. Haz tantas brochetas como quieras, y luego coloca en una bandeja el shoyu, agua sal y un puñado de orégano. Sumerge las brochetas y ponlas directamente sobre la plancha o en el horno hasta conseguir la  cocción deseada.

Rollito de tofu ahumado con nori

Tofu ahumado al horno de leña Natursoy, una tira de alga nori, zanahoria, sal, shoyu, agua.

Corta la zanahoria en cortes transversales finos y escáldalos durante un minuto en agua hirviendo con sal. Tuesta ligeramente la tira de alga nori por ambos lados y colócala en la esterilla de bambú para hacer sushi. corta las tiras de tofu ahumado de modo que puedas colocarlas alineadas dentro de la tira de nori. Coloca una primera capa de zanahorias escaldadas alineadas, otra de tofu y otra de zanahorias. Enróllalo todo con el alga nori como si fuera un cigarrillo ayudándote de la esterilla de bambú para que no se rompa el alga. Al final para sellarlo moja los dedos en agua y moja la punta del alga nori, como harías con un papel de fumar. El rollito se puede cortar en trozos pequeños, mojando el cuchillo japonés especial para verduras y así evitar que se rompan.

¡Y que viva el tofu!

Irune…

3 de abril 2012

El Té

¿Sabías que “té” viene del chino “cha“? ¿Y que la palabrita en cuestión está formada por los ideogramas correspondientes a “hierba”, “hombre sobre la tierra” y “árbol”?

Pero además de esto, está demostrado que beber té es un hábito de lo más saludable. Contiene ácidos tánicos en pequeñas cantidades, son ricos en vitaminas A, B2, C, D, K y P, y en una pequeña proporción contiene minerales y aceites aromáticos. Los componentes tánicos y los aceites esenciales se encargan de otorgarle el sabor, color, astringencia (sequedad), y su exquisito aroma.

Aunque también debes saber que el té es un estimulante muy suave debido a que contiene teína, y aunque en general es muy saludable, si lo bebes en exceso o lo preparas demasiado fuerte, puede tener efectos como los de la cafeína.

Dicho esto, a continuación van unas cuántas recetas de tés:

Té bancha

Ingredientes: 250 cc de agua, 1 cucharada de hojas de té de bancha.

Tuesta ligeramente las hojas de té removiendo durante 2 o 3 minutos, hasta que salga un humo ligero. Añade el agua y hiérvelo durante 4 minutos. Luego fíltralo y sírvelo tal cual.

Té mu

Ingredientes: 1 bolsita de té mu, 250 cc de agua.

Hierve la bolsita en el agua durante 5 minutos. Luego fíltralo y ya puedes servirlo. Puedes volver a utilizar la misma bolsa hasta 3 veces, pero recuerda que cada vez deberás disminuir la cantidad de agua y aumentar el tiempo del hervor.

Se trata de un preparado de hierbas mezcladas según una antigua tradición con respeto de la armonía yin y yang. Lo puedes beber caliente en invierno y frío en verano. Se vende en sobres y se encuentra fácilmente en los centros de dietética.

Té a la menta

Ingredientes: 250 cc de agua, un puñado de hojas de menta.

Lava las hojas de menta y ponlas en una tetera. Hierve el agua, y viértela sobre las hojas de menta. Deja que infusione durante 10 minutos. Fíltrala y sírvela fría. Es una infusión refrescante y digestiva adecuada para el verano.

Café de cebada

Ingredientes: 1 litro de agua, 4 cucharadas de cebada.

Tuesta la cebada y muélela finamente. Hierve el polvo en agua durante 3 minutos y fíltralo. También puedes comprar la cebada ya tostada y molida.

Recetas extraídas de “Disfruta de la macrobiótica” de Loli Curto.

Irune…