Recetas con Tofu
31 de mayo 2012
Ujjayi Pranayama. La respiración psíquica
18 de junio 2012

Practica el agradecimiento para llegar al amor consciente

El amor consciente, puesto que no espera nada a cambio, se puede entender como una irradiación. Cuando el amor se expresa de esa manera, no es algo que se haga sino que es algo que sucede.

La motivación de los actos de una persona que no ama conscientemente están relacionados con la búsqueda de la repetición de una sensación agradable, es decir, con el ego. Por lo tanto, donde existe realmente la diferencia entre amar con o sin conciencia es en la motivación que sustenta los actos. Amar como acción, no es posible si la conciencia no está integrada.

Aunque puede parece complicado, esta emoción es intrísenca a tu verdadera naturaleza, pero debido al programa mental por el cual funcionamos te has alejado. Así que para vivir el amor conscientemente primero hay que comprenderlo, el problema es que al no saber qué es concretamente intentas dar algo que no tienes, en otras palabras, no puedes amar a los demás si primero no te amas a ti mismo. ¿Y como saber si te amas? pues muy fácil, si te niegas cualquier emoción de mala calidad y cualquier cosa que no te conviene.


YouTube Direkt

La buena noticia es que se puede ir entrenando el amor consciente a través de algo muy sencillo, el agradecimiento. Gratitud significa dar gracias desde el corazón. Cuando lo haces la energía fluye y se activan ciertas respuestas en el universo. Si expresas gratitud como parte del protocolo, o porque crees que debes sentirte agradecido, esa emoción no es verdadera gratitud y no obtendrás la misma respuesta. El agradecimiento nace de la conciencia y no está esperando nada a cambio.

Además, si sabes apreciar aquello que tienes, y aprendes a ver que toda situación difícil esconde el regalo de una lección, puede que eso no cambie las dificultades, pero tú te sentirás bien. Y eso es el cielo.

Te propongo que practiques la gratitud con sencillas actitudes:

– Aprecia todo lo que hay en tu vida.

– Sé alegre.

– Recuerda lo bueno de cada persona y situación.

– No seas rácano con los elogios.

– Sé cariñoso, atento y amable.

– Reconoce tu valía.

– Celebra la vida.

Irune

Deja un comentario