24 de mayo 2011

Yoga Prenatal: aprendiendo la práctica desde la matriz

El Yoga ha aumentado su popularidad en los últimos años. Se ha demostrado que reduce la presión arterial, mejora el sueño y la digestión, fortalece los músculos y las articulaciones y aumenta la flexibilidad.
También elimina las impurezas del cuerpo a través de la respiración, el sudor, el hígado, los riñones y el sistema digestivo. Las personas que practican yoga regularmente reportan que se sienten menos estresadas y sienten más paz en sus vidas.

Las mujeres embarazadas pueden obtener beneficios adicionales de la práctica de yoga como el alivio del dolor de espalda o las náuseas, y puede ayudar a las madres embarazadas a mantenerse en forma. Además, las meditaciones de respiración que generalmente se practican en la clase de yoga pueden ser muy útiles durante el parto.

La práctica de yoga es una excelente manera de reducir la velocidad y el impacto de los grandes cambios tienen lugar en el cuerpo humano durante el embarazo. El yoga ayuda a las mujeres a escuchar a su cuerpo, aceptarlo tal como es, y entregarse a sus cambios, a veces incómodos.
A través de estiramientos suaves y posturas simples de fuerza, puede mejorar su salud física. A través de la meditación, puede reducir la ansiedad y el pensamiento autocrítico, mejorando así su salud mental.

Si estás interesada en la práctica de yoga durante el embarazo, debes ser consciente de que ciertas posturas se deben evitar (posiciones invertidas, posturas que implican doblar la columna vertebral, torsiones, etc). Obtener un vídeo o un libro que está diseñado específicamente para las mujeres embarazadas o asistir a una clase de yoga prenatal puede ser de mucho valor. Estos vídeos, libros y clases cubrirán posturas que ayudan a reducir el dolor de espalda, hinchazón en las extremidades inferiores, y los desajustes debido a los cambios de peso. Muchas posturas (por ejemplo, ponerse en cuclillas) son útiles para la preparación del parto natural. Durante el embarazo, las hormonas hacen que las articulaciones en el cuerpo se aflojen (por eso las mujeres a menudo aumentan la talla de zapatos). Las posturas del yoga también ayudan a estabilizar y fortalecer estas articulaciones y promover la flexibilidad en los músculos.

La comida que ingieres, el oxígeno que respiras y tu estado de ánimo son transmitidos a su bebé. La tensión que sientes es la tensión que el bebé siente. La palabra yoga es una palabra sánscrita que significa yugo o conexión. Yoga conecta su cuerpo, mente y espíritu. El yoga puede conectarte con tu bebé, también!
La práctica del yoga te da la oportunidad de crear un mundo (tu cuerpo) para que tu bebé esté sano y en paz.

Recuerda las palabras de Yogi Bhajan: “Lo que un niño aprende en el útero, no puede aprenderlo en la tierra”.

Aquí os dejo algunos videos interesantes sobre este tema:
Yoga y Embarazo: Aprende a sentir tu cuerpo
Yoga y Embarazo: Estírate tú y tu bebé

Namasté,
Nina…