La Postura del árbol – Asana de yoga Vrksasana
15 de julio 2020
¿Qué es la geometría sagrada?
17 de agosto 2020

Por qué el surf y el yoga van tan bien juntos

Con la llegada del verano, llegan las vacaciones y es probable que el destino sea una playa. ¿Qué tal si a esa playa le añadimos un mar con olas? 

El surf es cada vez más popular y es conocido por ser uno de los deportes más completos, tanto física como mentalmente. Además, resulta que el surf y el yoga son íntimos amigos porque comparten filosofía y objetivos muy
similares. Si tenías pensado hacer un surf trip este verano, en este post te contamos cómo tu experiencia yogui va a ayudarte a montarte en todas las olas!             

Cuerpo más fuerte

A nivel físico, la práctica constante de yoga brinda un cuerpo fuerte y tonificado por lo que en el agua dispondrás de toda la resistencia y la fortaleza que este deporte exige.

Cuando practicas secuencias de yoga, mejora tu equilibrio y tu coordinación. Esto te va a dar fluidez y precisión a la hora de levantarnos y ponerte de pie en la tabla.

En el yoga, aprendemos que la mente y la respiración están íntimamente conectados. Cuando el mar te revuelca, puedes estar bajo el agua unos segundos que pueden parecer una eternidad si entras en pánico. Con la ayuda del Pranayama, conseguiremos calmarnos en momentos de estrés en el agua.

Unión entre cuerpo y mente

El yoga significa unión entre cuerpo y mente. La práctica de asanas nos hace más conscientes de nuestro cuerpo y aprendemos a enfocar de forma natural nuestra atención y energía en ciertos músculos y partes del cuerpo.

En un aspecto meramente físico, por ejemplo, a la hora de tumbarnos en la tabla y remar es muy importante activar toda la zona del core y las piernas para que nuestro cuerpo y la tabla sean un sólo bloque firme de proyección. En un aspecto ya más mental, el yoga busca la consciencia material del cuerpo y también la consciencia espiritual. El yoga nos ayuda a reconocer los dos y a unirlos en harmonía.

Lo que pasa muchas veces, sobretodo mientras aprendes a surfear, es que cuando agarras una ola el mundo desaparece y pierdes la noción de lo que estás haciendo. En esos segundos tan fugaces, hay que estar presente y saber enfocar y conectar cuerpo y mente para que ambos comprendan y respondan a la ola, pudiendo correrla con éxito. 

Estar en el momento

En el surf estás obligado a estar aquí y ahora. Exige un timing preciso y una atención constante, además de calma y paciencia para esperar y saber escoger la ola perfecta. Se trata de observar el movimiento y montarse en una fuerza dinámica, una fuerza impredecible y siempre diferente. Cuando estás en movimiento sobre movimiento, entras en un estado de liberación en el que nada existe y todo existe. Pero la técnica exige despertar para poder correr la ola. Despiertas tu consciencia en ese fugaz momento, y es entonces cuando estás más presente que nunca.

La conexión que se establece entre el surfista y el océano es una bonita alegoría de la vida: estando presentes en el aquí y en el ahora, podremos fluir en un universo que está en constante movimiento y transformación.

Desde YogaYe estamos seguros que te va a encantar, así que ya sabes, ¡anímate a practicarlo este verano!

Deja un comentario