¿Cómo favorecer la producción de Ojas? [Parte 2]
24 de enero 2018
¿Por qué tener un altar?
27 de febrero 2018

Intención lunar

¿Cómo vas con las intenciones del año 2018? Si todavía no has sembrado nuevos propósitos ¡es un buen momento para hacerlo! Ojalá nuestro post de hoy te pueda ser útil. Y una de las formas de observar tu progreso de manera diferente este año, es siguiendo el ritmo del ciclo lunar.

La luna ejerce una fuerte influencia sobe nosotr@s. A su vez, la inspiración del astro lunar está muy presente en el Yoga desde Saludos a la Luna o Chandra Namaskar, posturas que reflejan sus fases, a periodos en los que no se realiza práctica física debido a su intenso influjo.

El ciclo de la luna se compone de 28 días. Desde la luna nueva hasta la luna llena, son 14 días de energía ascendente, desde la luna llena hasta la luna nueva, 14 días de energía descendente.

En YogaYe nos gusta dibujar los símbolos de las fases de la luna en la agenda. ¿Por qué no empezar a sembrar una intención lunar? Lo bueno es que cada mes tenemos una nueva oportunidad, un nuevo inicio.

Luna nueva – un nuevo capítulo

En varias tradiciones, la luna nueva simboliza un nuevo comienzo. Como en el último día del año, tenemos el sentimiento de esperanza, intriga y expectativas de lo que viene. Hay un sentimiento de ilusión y fe en el potencial de lo que viene en nuestra siguiente étapa del camino. Es un momento de empezar de nuevo y regenerarse.

Pregúntate y reflexiona:

  • ¿Qué sigue?
  • ¿Cuál es mi intención para el próximo mes?

Escoge uno o dos cambios y no olvides que sean objetivos realistas.

Después de la luna nueva, viene la fase creciente. La Luna Creciente tradicionalmente significa un periodo en el que la gente comienza actividades para recoger un eventual beneficio o recompensa.

Luna llena: Contempla

La luna llena es un momento de reflexión y celebración. Es un momento de hacer inventario, revisar, evaluar y poner las cosas en perspectiva.

Su simbolismo es que cuando está llena la luna, no te puedes esconder, debemos enfrentar las cosas como son. Es momento de confrontar de lo que hemos estado huyendo pero también es momento para celebrar. Celebramos la plenitud de nuestra vida y nos tomamos el tiempo para vernos en esa plenitud de vida.

Pregúntate:

  • ¿Cómo he estado?
  • ¿Qué no me sirve?
  • ¿Qué puedo soltar?
  • ¿Cuál es el panorama completo de esta situación?

Después de la luna llena viene la fase menguante. Esta fase lunar entraña un aspecto de madurez que nos empuja y ayuda a tratar asuntos que requieren de una honda sabiduría.

La Luna Menguante es la fase que cierra el ciclo lunar. En esta fase en que la luna va disminuyendo su luz, el cuerpo y la mente también se relajan al mismo ritmo. Encontramos más facilidad para desprendernos de todo aquello que nos sobra: líquidos, grasas, toxinas, pensamientos tóxicos, etc. Así nuestro nivel de agua disminuye. Por esta razón las emociones más negativas e incluso nocivas están a flor de piel y es buen periodo para removerlas, sacarlas a flote y sanarlas.

Y luego comienza el ciclo nuevamente.

En Yogaye, hemos encontrado esto, en una sola mirada, sabrás a qué época del ciclo nos encontramos. ¡Muy práctico!

 En sintonía

Esta forma de enfocar la vida nos conecta con el proceso continuo de cambio y evolución.

Nos conecta con el ritmo de la naturaleza. Es un recordatorio que estos ritmos son ancestrales y orgánicos. También nos recuerda la importancia de honrar otros ritmos como el día y la noche y las estaciones.

Estas encrucijadas son momentos para desconectarte, poner atención a tu energía y escuchar profundamente.

 

Recuerda que también puedes visitarnos y encontrar una selección de productos en una de nuestras tiendas físicas. ¡Namasté!

Deja un comentario