Equilibrio entre yin y yang: principio de la cocina macrobiótica
21 de febrero 2012
Recetas macrobióticas de temporada: bolas de primavera
6 de marzo 2012

Aceptología

Gerardo Schmedling desarrolló la Aceptología, una ciencia que asegura que aquello que no eres capaz de aceptar es la única causa de tu sufrimiento. Según ésta existen dos realidades, la externa, que no se puede cambiar, y la interna, que es la lectura que haces de la externa y que sí puedes modificar.

Como no conoces el orden del Universo luchas contra él sin ser consciente,  y esto lo haces no aceptando las experiencias y oportunidades de crecimiento que te ofrece la vida, ya que haces una la lectura errónea de ellas. Por lo tanto, cuando cambias tu realidad interior, tu realidad exterior también cambia. Esto no significa que se transforme exteriormente, sino que al aceptar determinada realidad ya has aprendido lo que ésta venía a enseñarte, así que esa ya no te corresponde. A continuación el Universo te coloca en otra situación con circunstancias diferentes para que siga tu evolución.


La Pedagogía del Universo no necesita ni puede ser modificada, por lo tanto, cuando tu no aceptas lo que te ocurre y estableces una lucha, ya sea externa o interna, te encuentras con grandes bloqueos que desembocan en sufrimiento. La Aceptología pretende que veas claramente la inutilidad de sufrir, y que comprendas que todo cuánto te sucede está diseñado para enseñarte algo que forma parte del bello proceso de evolución que es la vida.

No hay que confundir aceptación con resignación. Puedes aceptar sólo aquello que has comprendido, y sólo puedes comprender aquello que has experimentado. La resignación limita, la aceptación libera.

Según Gerardo Schmedling la vida sólo tiene un propósito: que aprendas a ser feliz por ti mismo. Cuando no aceptas la realidad como un orden perfecto, lo más probable es que tu ego esté fantaseando con la idea de que hay otras personas, otras circunstancias u otros lugares donde podrías ser más feliz. Pero la realidad es que no existe ninguna circunstancia externa que te pueda hacer feliz, como dice el propio Schmedling:

«La paz se consigue solamente desde una aceptación sustentada en una compresión de amor del orden del Universo y de lo necesario de los procesos».

Ese es el principio de la Aceptología.


Cuéntame… ¿has comprobado alguna vez la liberación que se siente al aceptar algo?

Irune.

Deja un comentario